“Grandes pronombres de la Historia”, por Josemi Ibarretxe.

Los pronombres son esenciales, pues desempeñan numerosas utilidades en el lenguaje hablado y escrito. Algunas de sus funciones son tan sencillas como fundamentales, ya que sin ellos no podríamos expresarnos. Pero otras son más originales, como hacer un juego literario. Es el caso del texto titulado Grandes pronombres de la Historia  escrito por Josemi Ibarretxe (Bilbao, 1957), cuya breve biografía puede leerse en la nota al pie de página [1].  Ibarretxe ha tenido la amabilidad de permitirme publicar en este blog un texto que me ha parecido fabuloso, para que lo comparta con todos los lectores, cortesía que le agradezco enormemente. A continuación doy paso al texto para que puedan tener el placer de leerlo.

 

GRANDES PRONOMBRES DE LA HISTORIA

Josemi Ibarretxe 2013


Al principio era el Yo. Luego siguió siendo Yo, Yo, Yo, y nada más que Yo.

En la riqueza y en la pobreza, Yo.

En la salud y en la enfermedad, Yo.

En el alfa y en el omega, en el yin y el yang, también Yo.

Siempre Yo.

Parecía que aquel Yo podía durar indefinidamente. Sin embargo ocurrió algo extraño.

De pronto fui contratado por una gran empresa.

A partir de ese momento dejé de ser Yo, para ser Nosotros.

Ya no era Yo, éramos Nosotros.

La situación en cuanto al Yo había mejorado considerablemente.

Por lo menos ya no tenía que pensar por mí mismo.

Juicios, valoraciones, qué opinar sobre esto o lo otro, ¿estoy a favor?, ¿estoy en contra?

Etc.

Todo arreglado.

Mi Yo se había disuelto como un azucarillo entre Nosotros.

Lo dicen los mejores gurús del mundo. Para llegar a la esencia del Todo hay que deshacerse del Yo.

Lo malo era que no estaba muy seguro de que esa esencia tuviera Algo que ver con Nosotros.

No había más que echar un vistazo sobre Nosotros.

Lamentable festival del pensamiento único.

Además, muy pronto comprendí que el concepto Nosotros implicaba necesariamente la existencia de Vosotros.

Este nuevo elemento de la ecuación deslució un poco las maravillosas verdades universales que había atesorado durante mi estancia entre Nosotros.

Desde Nosotros, no acertaba a encontrar sentido a la existencia de Vosotros.

Sencillamente no encajaba ni con mi Yo, ni con Nosotros.

En cualquier caso, cuando todo parecía abocado a un desenlace dramático, Algo surgió que dio un vuelco radical al escenario.

Un nuevo factor acababa de repentizarse gravemente en la ecuación.

Eran Ellos.

Ahora las diferencias entre Nosotros y Vosotros parecían leche de grillo comparadas con el problema de Ellos.

Las grietas entre Nosotros y Vosotros se desvanecen ante Ellos.

Ya no hay un Nosotros y un Vosotros.

Ahora ya sólo estamos Nosotros y Ellos.

Esto es así.

Pese a todo, entre Nosotros y Ellos no fue difícil llegar a una especie de acuerdo de bases. Extrañamente, descubrimos que teníamos muchas cosas en común. Estábamos condenados a entendernos.

Lo que ya no resultó tan sencillo de asumir fue la inesperada irrupción de Aquellos.

Aquellos tenían esa soberbia de la juventud, que cree que lo sabe todo.

¿Iba a haber una gran masacre?

Gracias a Dios, no fue así.

De hecho, Aquellos se integraron entre Nosotros más rápido que Vosotros o Ellos.

Esta frenética deriva de pronombres personales y demostrativos casi me había hecho olvidar completamente el recuerdo de mi viejo Yo, al que ahora añoraba.

Era como aquel que viaja a otro país para aprender el idioma; no lo aprende, y encima olvida el propio.

Afortunadamente allí estaban los pronombres indefinidos.

Uno.

Uno. O sea, Alguno. En definitiva, Alguien.

Yo puedo ser simplemente Alguien, sin más.

¿Había llegado al final de la búsqueda?

¿Quién?

Yo no, desde luego.

Si Algo estaba claro era que ese Alguien en que me había convertido, no sólo no había llegado a ninguna parte, sino que muy al contrario estaba más perdido que nunca.

Aquí  sobrevino una apabullante sensación de desesperanza y abatimiento.

Alguien tiraba la toalla.

No tenía sentido seguir con aquella farsa enloquecida.

Se dejaría caer allí mismo a esperar la muerte.

Sin embargo, ya tumbado, Algo le molestaba en la espalda.

Buscó postura.

Una cosa es dejarse morir, y otra muy diferente dejarse morir incómodo y de mala manera. Además, al estar perfectamente sano, la cosa podría prolongarse mucho.

Cuando Alguien, muy irritado, se levantó para morir en otra parte, descubrió bajo él un perfecto Que lleno de aristas.

Era eso. Maldita sea.

Justo había ido a parar encima de un pronombre relativo. Una figura gramatical que con su escueta sencillez mostraba el camino de vuelta al hogar sin engaños ni dobleces.

Alguien, con un nudo en la garganta, se subió a un peñasco para otear el trecho recorrido intuyendo ya lo que iba a ver.

Efectivamente, allí estaban todos los humildes pronombres relativos, señalando el sendero como las migas de pan de Hansel y Gretel.

Lo curioso es que estaban dispuestos a través de territorios muy bien conocidos por todos. Nosotros, Vosotros, Ellos, Aquellos.

Allí se les podía ver hasta perderse en la lejanía…

El Cual…

Lo Cual…

Los Cuales…

Quien…

Quienes…

Cuyo…

Cuyos…

Y así hasta que, por fin, esta vez sí, llegamos a

Donde.

El lugar exacto.

Tantas vueltas para esto.

Allí estaba mi antiguo Yo de inicio, ahora casi completamente irreconocible.

La gran pregunta flotaba peligrosamente en el aire.

¿Quién había dejado el rastro de migas relativas?

De nuevo no fui Yo, ese pequeño personaje gesticulante del fondo del cuadro.

Tampoco fueron Ellos, ni Nosotros, ni Aquellos.

En aquel lugar inconcebible simplemente sólo quedaba sitio para otro gran pronombre.

Nadie.

 


[1] Licenciado en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco. Pintor, escritor, dibujante, creativo publicitario. Autor de numerosos relatos y guionista de cortometrajes, series de ficción y documentales para diferentes cadenas de TV. Guionista y codirector, junto a su hermano Esteban Ibarretxe, de la serie televisiva “Las memorias de Karbo Vantas”, y los largometrajes “Sólo se muere dos veces”, “Sabotage!” y Un Mundo Casi perfecto. Guionista en la primera época de “Vaya Semanita”, para ETB.

_

 ¿Cómo citar este blog? / Quote this blog.  ISSN: 2444-8885

 


Leonor Zozaya

Historiadora, profesora de paleografía, epigrafía y materias afines, e investigadora especializada en la Edad Moderna. Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, etc. Desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *