Críticas al docente de Erasmo de Rotterdam en el Elogio de la locura.

Pocas personas han sido tan polémicas como Erasmo de Rotterdam (1466-1536). En su vida hizo de todo, como quien dice. Además de escribir libros provocativos para el orden imperante, fue, por ejemplo, profesor. Y… ¿qué pensaba sobre los del ramo? Algunas ideas
están claras. Desde luego, el clásico profesor de gramática a la antigua usanza, con la regla en mano para atizar al pupilo, queda estigmatizado en su obra de tal forma que se le podría retratar con unas orejas de burro como las de La apología del asno Ilustrado de los caprichos de Goya, unos siglos posterior.

Aquí queda el fragmento, para quien desee saber lo que decía Erasmo de la mayoría de especialistas en Lengua. Huelga decir “no apto para profesores de gramática”, porque muchas de sus críticas se refieren a cierto tipo de metodología docente, así que son aplicables a diversas especialidades, no sólo a la gramatical. En definitiva, parece que la crítica dependía menos de la asignatura y más del tamaño de las orejas del profesor. Que conste que todo esto está escrito por una docente, con sorna pero sin ánimo de ofender a nadie. Aquí les dejo con las palabras del genio:

“Yo sería sin embargo la más loca de todas las locas y Demócrito tendría mucha razón para reírse en mis propias narices si intentara siquiera enumerar todas las especies de locuras y extravagancias que reinan entre las gentes. Me limitaré pues a aquéllos que gozan entre los hombres de fama de prudentes y sabios y buscan ansiosos lo que ellos llaman el laurel de la gloria.

Comencemos por esos pedantes que enseñan gramática. Es sin ningún género de duda la más miserable especie de hombres, la más despreciada de los dioses, si no adujese en su favor las miserias del triste oficio que desempeñan. Expuestos sin cesar a los tormentos más crueles, el hambre y la mugre les acosan continuamente. Metidos en sus escuelas, o mejor dicho en sus galeras y prisiones, teatro horroroso de sus bárbaros castigos, envejecen en su trabajo en medio de una turba de niños, se vuelven sordos a fuerza de gritar y la suciedad les corroe y consume. Pues bien, a pesar de todo ello, felices gracias a mí, se creen los primeros entre los hombres. ¡Qué conceptos más agradables se forman de ellos mismos, cuando ven temblar ante sus gestos y voces a la turba de asustados y tímidos muchachos a quienes golpean sin piedad con azotes, que prodigan a su antojo atormentando a estas inocentes víctimas de su brutalidad! Como el asno de la fábula se creen con la potencia del león porque llevan su piel. Se admiran en su suciedad; el mal olor que despiden les parece tan agradable como el del jazmín o la rosa; su triste empleo que no es más que una miserable esclavitud, resulta para ellos un imperio glorioso cuyo poder no cambiarían por el de Falaris o Denis el Tirano.

Lo que les hace todavía más felices es el gran concepto en que tienen su erudición. Atiborran las cabezas de los alumnos con un montón de impertinencias inútiles y ridículas y sin embargo hay que ver con qué desdén miran a los Palemon, los Donat y todos aquellos que en su profesión tienen verdadero mérito. Lo extraordinario de todo esto es que consiguen, no sé como, convencer a los estúpidos padres de sus alumnos, de que son verdaderos sabios.

Otro de los placeres que procuro a estos pedantes es que descubran por casualidad en algún manuscrito enmohecido el nombre de la madre de Anchise o alguna palabra desconocida para el vulgo o consigan desterrar alguna piedra antigua con los vestigios de una inscripción. ¡Gran dios, qué alegría!, ¡qué triunfo!, ¡qué gloria!, ¡cuántos elogios! Ni que fueran Escipión regresando de terminar la guerra de África o Darío después de la conquista de Babilonia. Y más aún cuando leen en todas partes sus versos fríos e insípidos y encuentran algún tonto que les aplaude. Creen entonces que el genio de Virgilio ha pasado íntegro a sus cerebros. Pero nada hay más divertido que ver a dos de estos pedantes adularse mutuamente como dos asnos que se rascan el uno al otro. Si alguno de los dos deja escapar una falta gramatical y el otro se da cuenta ¡santo Dios! ¡qué escándalo!  ¡qué disputas! ¡qué injurias e invectivas! Escuchad un hecho completamente real y que todos los gramáticos me maldigan si añado ni un ápice. Sé de un hombre que conoce todas las ciencias: griego, latín, matemáticas, filosofía, medicina; lo sabe todo. Es ya sexagenario y desde hace veinte años ha dejado todas sus ciencias atormentándose día y noche estudiando gramática y desea como un gran bien el poder vivir bastantes años para poder distinguir claramente las ocho partes de la oración cosa que hasta el presente ni griegos ni latinos han podido hacer con exactitud. ¡Cómo si fuese una gran desgracia el tomar una conjunción por un adverbio y se tuvieran que declarar las más sangrientas guerras para oponerse a un abuso semejante.

Lleno de esa dulce esperanza, estudia, medita, lee y relee sin cesar todo lo que los gramáticos han escrito sobre gramática, por aburrido y bárbaro que sea su estilo lo que en verdad no es nada fácil porque puede decirse que hay tantos tratados de gramática como gramáticos y quizás alguno más puesto que mi amigo Aldo ha escrito él solo más de cinco.
En medio de este penoso trabajo ha experimentado temblores de muerte al menor escrito que aparecía sobre esta materia por estúpido que fuese, temiendo siempre que alguien de privara de tan maravilloso descubrimiento, arrebatándole la gloria y haciéndole perder el fruto de tan penosos trabajos. Llamadle extravagancia, locura, lo que gustéis, pero confesad también que el pedante, que de todos los animales es sin duda alguna el más miserable, consigue gracias a mi ayuda tal grado de felicidad que no cambiaría su suerte por la del más poderoso rey del universo”.

Fuente: Erasmo de Rotterdam: Elogio a la locura, pp. 38-39. Procede de la versión de consulta gratuita existente en http://foliosegundo.com/wp-content/uploads/2013/01/Elogio-de-la-locura.pdf, editado por http://www.philosophia.cl/

La imagen procede de: http://commons.wikimedia.org/wiki/File:HolbeinErasmusFollymarginalia.jpg, Marginal drawing of Folly by Hans Holbein in the first edition of Erasmus’ ”Praise of Folly”, 1515 (Basel)

 ___

 ¿Cómo citar este blog? / Quote this blog.  ISSN: 2444-8885


Leonor Zozaya

Historiadora, profesora de paleografía, epigrafía y materias afines, e investigadora especializada en la Edad Moderna. Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, etc. Desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *