6. ERRORES COMUNES

Además de los errores generales ya expuestos en la pestaña 5 titulada Redacción y estilo, con la que se complementan las siguientes líneas, también es frecuente que se cometan otros dislates que incumben principalmente a los signos ortográficos, a la sintaxis y a la gramática. Para evitar los que he detectado con mayor asiduidad, incluyo aquí algunas sugerencias.

Con respecto a la puntuación, como norma general, la coma señala una pausa breve, el punto y coma indica una pausa entre dos periodos que no son claramente autónomos, y el punto señala el fin de una oración. Es importante recordar que el abuso de la coma complica el texto de modo innecesario; también, que el sujeto y el predicado han de ir juntos, no se han separar por coma ni aún en el caso de sujetos largos. Sobre los usos de los signos de puntuación, es práctico acudir al Diccionario panhispánico de dudas, gratuito en Internet, para consultar la palabra sobre la que se duda, según consta en la pestaña de recursos.

Los acrónimos ysiglas no necesitan punto (es correcto UCM, ONU, CSIC, ANABAD), pero sí es preciso ponerlo en los plurales (VV.AA., CC.OO., SS.AA.RR.).

Es preferible desarrollar con letras los números en vez de poner las cifras arábigas (escribiendo “los años setenta” en vez de “los años 70”), salvo que tengan decimales o sean números muy altos, caso en el que se copiarían los números (“le pagó 80.778’2 maravedís”).

Hay que evitar anacolutos, silepsis y solecismos que rompen la concordancia nominal, o que quebrantan las leyes de la concordancia en el género o el número de las palabras. Es muy común leer “son gente” (en vez de los usos correctos: “es gente” o “son gentes”). También se acostumbra a escribir discordancias tales como “la mayoría de los investigadores piensan” (en vez de usos correctos como “los investigadores piensan” o “la mayoría de los investigadores piensa”).

Se ha de evitar el uso de catalanismos erróneos con el verbo auxiliar haber. Por ejemplo, las expresiones “han habido estudios”, “aunque hayan habido investigadores”, deben sustituirse por el uso correcto del verbo: “ha habido estudios” y “aunque haya habido investigadores”.

Recuérdese el uso correcto del adverbio. Se ha de usar de forma comedida, sin abusar de él, y se ha de utilizar cuando es necesario, modificando al verbo. Así, es correcto escribir “trabaja duramente” (verbo + adverbio), e incorrecto “trabaja duro”(verbo + adjetivo).

Es importante asegurarse del valor de las palabras con determinados vocablos que la sociedad acostumbra a utilizar mal. Por ejemplo, se usa de forma errónea el adjetivo listado en lugar del sustantivo lista, como se abusa del verbo “visionar” en vez del sencillo “ver”. También, es común confundir ciertos sustantivos con Ciencias, como “clima” con “Climatología”, o “densidad demográfica” con “Demografía”. Huelga recordar que, por ejemplo, en la Prehistoria no existían ni la Climatología ni la Demografía, pero sí se puede de hablar de clima o de densidad demográfica. Asimismo, en ocasiones la acentuación puede hacer que confundamos las palabras. En una transcripción paleográfica, por ejemplo, si consta una rúbrica hay que poner “rúbrica”, para indicar la presencia de ello se usa un sustantivo; en cambio, si se escribe sin acento, es un verbo, “rubrica”, del verbo rubricar. 

Asimismo, se ha de huir de usos preposicionales incorrectos y vulgares como “en base a” (y sustituir la expresión por “sobre la base de”), “en relación a” (en vez de “con relación a”, “en relación con”, o “con respecto a”) o “por contra”, que une de dos preposiciones modo incorrecto (lo correcto sería decir “por el contrario”).

Se evitarán tanto queísmos como dequeísmos. Para huir de lo segundo, la gente acaba cayendo en lo primero, que es un error de la misma magnitud y mérito que el anterior. Recuérdese que los verbos preposicionales requieren el uso de la preposición de. Así, es correcto escribir “acuérdense de que vamos todos” (e incorrecto “acuérdense que vamos todos”), “le informamos de que  ha de acudir” (e incorrecto “le informamos que ha de acudir”), así como “le advierten de que es necesario” (e incorrecto “le advierten que es necesario”). Cabe señalar que ciertos verbos cambian con o sin preposición. Como el verbo advertir, que también se puede usar sin la preposición de, pero entonces su uso cambia. Así, es correcta la frase “advirtió que había una mancha en el cuadro”, al igual que lo es “le advierten de que es necesario”.

El gerundio es una forma verbal no personal que en general indica una acción simultánea, o de movimiento (“cuando llegué Ana estaba estudiando”; “entré silbando”). Empero, se usa y abusa del gerundio, sobre todo en publicaciones de jurisprudencia. Mientras se desconozcan las excepciones y particularidades de su uso, es preferible evitarlo. Para profundizar al respecto, se puede acudir a cualquier manual de estilo de los citados en la bibliografía.

También se debe evitar la construcción errónea formada por “decir de + infinivo” (que por ejemplo resulta “dijeron de ir”). Ello se puede sustituir por las construcciones correctas basadas en las fórmulas “decir que + subjuntivo” (“dijeron que fuésemos”), o “decir que + indicativo (“dijimos que iríamos”). Si se duda sobre cómo usarlo, es fácil evitar esas construcciones usando el verbo hablar, pues “hablar de + infinitivo” sí es correcto (“hablaron de ir”).

Es incorrecto el uso del infinitivo introductor, que consiste en usar un infinitivo como si fuese independiente de ninguna persona, sin indicación del sujeto. Así, es erróneo comenzar una frase del siguiente modo: “Afirmar que”; “Empezar diciendo que” o “Lo primero, agradecer a los organizadores”. Su uso correcto ha de formar perífrasis, como “Deseamos comenzar agradeciendo a” o “Quiero agradecer a los presentes”; “Deseamos afirmar que” o “Quiero afirmar que”; “Para empezar, cabría decir que”.

Se debe prestar atención a los usos incorrectos de a + infinitivo (aceptados sólo en el lenguaje administrativo), como “la documentación a entregar para solicitar la beca” o “el temario a estudiar para el examen”, o “los pasos a realizar son los siguientes”. Su uso correcto se consigue con la preposición para o formando perífrasis, como: “la documentación que se debe entregar”, “el temario que se ha de estudiar”, o “los pasos para realizar el estudio son los siguientes”.

Se ha de distinguir el uso del verbo deber, con sentido de obligación, del verbo deber de, con sentido de duda o probabilidad. Es correcto escribir: “Debes estudiar para conocer la materia” o “si ha aprobado el examen el vago de tu hermano, debe de ser fácil aprobar”; pero es incorrecto decir: “debes de estudiar para conocer la materia” o “si ha aprobado el examen el vago de tu hermano, debe ser fácil aprobar”.

Los nombres de personas no se traducen en castellano. En esta lengua es correcto “William Shakespeare”, y no “Guillermo Chekspir”, e igual sucede con “Bernard Vincent”, no se traduce a “Bernardo Vicente”. En cambio, los nombres de países y de ciudades sí se traducen cuando en castellano cuentan con la correspondiente traducción. Por ejemplo, al redactar en esta lengua se debe escribir  Londres (y no “London”), Inglaterra (y no “England”), Francoforte del Meno (y no “Frankfurt am Main”), La Coruña (y no “A Coruña”), Pekín (y no “Beijing”).

Con respecto a los latinismos (e.g. in situ, ad hoc, quid), la Real Academia tiene actitudes un tanto contradictorias. Por tanto, sugiero que se elija un criterio uniforme. Si tratamos a los latinismos como palabras extranjeras, los pondremos en cursivas. Si, por el contrario, entendemos que están aceptados por la Real Academia (al igual que aceptó la palabra culmen, data, desiderata, etc), y si además en el diccionario constan todos en redonda, ¿para qué ponerlos en cursivas? Piensen, decidan y escriban en cursiva o en redonda según les convenza.

Cuando se usen varias comillas, se seguirá un sistema de mayor a menor («  “  ‘ ’  ”  »). Las comillas pueden utilizarse por diversas causas. Por ejemplo, por motivos de claridad. También son necesarias cuando unos elementos del texto se quieren recalcar en cursivas sobre palabras entrecomilladas (por ejemplo, las cursivas en una cita). Asimismo, las comillas son útiles para combinar con cursivas, como en se hace en el presente texto. Pero normalmente, en un trabajo universitario se puede prescindir de muchas de ellas, pues son incómodas de leer.

El abuso de comillas es otro mal común, pero hay casos donde se requiere su uso. Hoy día, en vez de usar comillas para citar palabras extranjeras no aceptadas por la Real Academia de la Lengua, se tiende a usar cursivas, como “los avances historiográficos supusieron un shock en aquellas mentalidades”. El mismo sistema de cursivas se utiliza para recalcar palabras, ya que aligera la lectura (“el adjetivo con que descalificó al conferenciante era demasiado explícito”).

Es aconsejable limitar el empleo de comillas a las citas literales cortas (de menos de cuatro líneas). Las comillas exigen la reproducción textual; por tanto, para señalar cualquier elemento textual que conste en el texto, aunque sea erróneo o haya caído en desuso, se indicará con el vocablo sic entre corchetes. Aunque haya errores en la fuente original, se reproducirán, indicando con [sic] que la cita es textual y no error de quien lo escribe.

Si la cita entrecomillada se interrumpe, y se omiten algunas palabras, se han de incluir puntos suspensivos entre corchetes, así: […]. Valga por caso el siguiente ejemplo: “Entre mis proyectos más sensatos […] sobresale el de organizar una multitudinaria rogativa que […] clame por la liberación de nuestros viejos verbos faltar y quedar, hoy secuestrados por su medio hermano restar”. Así, se omitiría la siguiente cita completa: “Entre mis proyectos más sensatos, digno sin duda de amplios apoyos, sobresale el de organizar una multitudinaria rogativa  que, ante los déspotas del micro deportivo, clame por la liberación de nuestros viejos verbos faltar y quedar, hoy secuestrados por su medio hermano restar[1].

Es innecesaria la mímica acompañando a la expresión verbal que dice “entre comillas”. Es redundante recalcar con las manos que se dice una palabra entre comillas. Para mí es una incógnita adivinar quién se lo inventó, pues si lo hubiera patentado se hubiera hecho de oro. El gesto ha triunfado; se ha puesto de moda en todo el orbe. En cualquier caso, aunque de modo coloquial se utilice, es prescindible en una exposición de un trabajo en la universidad, salvo que el alumno sea sordomudo y exprese todo su discurso con gestos.

La barra tiene diversos usos en el lenguaje escrito. Principalmente se utiliza en algunas abreviaturas (c/ por calle); para separar la mención de día, mes y año en la expresión numérica de las fechas (10/1/2012); para indicar una división en matemáticas; para sustituir a una preposición en expresiones tales como 30 km/h; para separar versos en textos poéticos (“Esto no es un libro: ¡qué encierran los libros, /esos sarcófagos y sudarios!”) y para separar el cambio de línea del original en transcripciones de portadas de textos antiguos; para separar las distintas páginas jerarquizadas de una dirección electrónica (http://paleografia.hypotheses.org/on-line-archivos-digitales).

Además de esos y otros usos prácticos, el abuso de la barra en la redacción es un mal común demasiado difundido actualmente. Si de mí dependiese, recomendaría prescindir de ella en un texto normal, dado que el castellano es suficientemente rico como para tener que depender de esos signos tan incómodos de leer. Opiniones aparte, la barra se suele utilizar de modo tan abundante como erróneo para marcar pretendidas ambigüedades como el típico y/o (que no existe en español correcto). Dicho uso se ha de sustituir mediante la elección entre la letra conjunción copulativa y, o la conjunción disyuntiva o. Así, es correcto escribir “los alumnos y profesores”, e incorrecto, “los alumnos y/o profesores”.

Guste o no (a mí, nada), la Real Academia también ha admitido colocar la barra entre dos palabras, o entre una palabra y un morfema, para indicar la existencia de varias opciones posibles; en este caso se escribe sin espacios y puede sustituirse por paréntesis. Así, es correcto decir “los/as alumnos/as”, “los(as) profesores(as)”, “los(as) alumnos(as)”. Este uso en mi opinión sólo ralentiza la lectura; para generalizar con el género o el número propongo otras alternativas. Si se quieren citar ambos sexos por motivos feministas, se pueden desarrollar las palabras (“los alumnos y las alumnas”, “las profesoras y los profesores”). En cualquier caso, estos dos últimos ejemplos son redundantes. Esta afirmación se justifica recordando unas normas gramaticales de género básicas relativas a la función del nombre epiceno, siguiendo ejemplos ofrecidos por Lázaro Carreter. Son epicenos los nombres de personas y animales que, siendo gramaticalmente masculinos o femeninos, se refieren de modo indistinto a ambos sexos (por ejemplo: criatura, persona, cachorro, víctima). También son epicenos los sustantivos que en plural masculino incluyen a machos y hembras (padres, novios, reyes). Se usan como epicenos los nombres que en singular designan a todas las personas o animales de una clase (“el hombre es mortal”, “la merluza está cara”). Por tanto, cabe recordar que “los profesores” incluyen a profesores y profesoras, “los alumnos” engloban a alumnos y alumnas. En narraciones históricas es menos común caer en el error, que acaso sería garrafal. Al hablar de “los reyes”, se sabe que engloba al rey y a la reina de un país. Así, es correcto decir “Los Reyes Católicos”, y no hace falta mencionar a “el rey católico y la reina católica”. La invención de palabras para que un nombre parezca femenino supone una patada al buen gusto y al diccionario, como por ejemplo, junto con “miembros”, decir “miembras”; eso es tan incorrecto como decir “las personas y los personos”, para añadir la gota que colma el vaso. En cualquier, lo más recomendable es buscar alternativas como “Buenos días” (en vez de “Buenos días a todos”), o  “el trabajo que hay que hacer” (en vez de “el trabajo que los alumnos han de hacer”).

También es importante atender a los usos concretos de las mayúsculas, porque se tiende a abusar de ellas cuando no corresponde. Es particularmente útil recordar ciertos ejemplos utilizados con frecuencia en estudios de Humanidades[2]. Además de los consabidos nombres propios (Antonio Domínguez Ortiz, San Lorenzo de El Escorial[3]), llevan mayúsculas los siguientes nombres:

-          Los sobrenombres y apodos que sustituyen o acompañan al nombre propio (el escribano Luis Monzón “el Viejo” dijo eso).

-          Los nombres de editoriales (Espasa-Calpe, Editorial Hernando), y no el sustantivo editorial cuando no está incluido en el nombre propio.

-          Los nombres y apellidos de dinastías (los Austrias).

-       Los tratamientos abreviados (Vds., Ud., D., Dª., Dr.), que cuando se desarrollan han de ir en minúsculas (ustedes, usted, don, doña, doctor).

-         Los nombres geográficos que aglutinan pueblos con características comunes (Centroamérica, Oriente Medio, Castilla-La Mancha, Tercer Mundo).

-         Las palabras que designan divinidades únicas (Dios, Zeus) y los apelativos referidos a Dios, Cristo y la Virgen o los libros sagrados (el Corán, la Biblia), pero no las religiones (catolicismo, protestantismo).

-         Los nombres de entidades o asociaciones (Real Academia de la Lengua, Fundación Española de Historia Moderna).

-         Los nombres de ciencias, disciplinas o materias de estudio (“A Juan le gustaba el arte y estudió Historia del Arte”).

-      Los nombres de fechas importantes escritas con letras y de edades, periodos y grandes acontecimientos (el Barroco, el Dos de Mayo, la Edad Moderna, la Revolución Francesa). Los adjetivos correspondientes se escriben en minúsculas (la sociedad bajomedieval, la sociedad barroca). No se escriben con mayúsculas los nombres de generaciones (generación del 27), ni tampoco los movimientos político-sociales o ideologías (comunismo).

-         Los nombres de exposiciones y jornadas de renombre (Feria del Libro, Exposición Universal).

-         Los nombres de textos legales (la Ley 16/85 del Patrimonio Histórico Español).

-         La primera palabra de una obra literaria (“Cervantes escribió La ilustre fregona”. “He leído La rebelión de las masas”).

-         Las formas de gobierno que marcan una época (la II República), pero no la forma genérica de gobierno (la monarquía española, la república francesa).

Es aconsejable completar estas breves indicaciones con manuales o monográficos sobre redacción y estilo. También existen repertorios incluso en Internet, como se cita algún ejemplo en otra pestaña de esta web.


[1] LÁZARO CARRETER, F. (1997). El dardo en la palabra. Barcelona: Galaxia-Gutemberg, 440.

[2] En estas notas sigo las directrices impartidas por José Garrido, coautor del Libro de estilo universitario (Madrid, Acento, 1997), de quien tanto aprendí y a quien está dedicado este blog, en agradecimiento a todas las sugerencias dadas y a que me hizo admirar, comprender y respetar aún más mi idioma.

[3] En casos como el citado, cuando el artículo forma parte del nombre propio, nunca se contrae con del.

___

¿Cómo citar este blog? / Quote this blog

Leonor Zozaya creative.commons

Leonor Zozaya

Doctora Europeus en Historia, profesora de paleografía y materias afines, e investigadora modernista. Autora de páginas sobre Paleografía, redacción de textos, lutería, popular de tradición oral, arte cinético, etc. Ha desarrollado facetas vinculadas a la música, pintura y literatura.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

72 comentarios en “6. ERRORES COMUNES

  1. Acabo de conocer este sitio y ya me fascina. Dra. Leonor, muchas gracias por el tiempo que dedica a desasnar a mucha gente. Al ver que hay gente tan valiosa como usted en España, me explico porque los inmigrantes de la época de la guerra civil que llegaron a México contribuyeron tanto a elevar la cultura. Reciba mi admiración y agradecimiento.

    1. Buenas, Mario Alberto,
      Muchísimas gracias por ese mensaje tan bonito. Es especialmente bello para mí porque mi bisabuelo Antonio Zozaya (haciendo clic aquí hay un artículo sobre él) fue uno de aquellos inmigrantes, un pensador al que gracias a su política de aceptación pudo vivir los últimos años de su vida en México, sin ser perseguido por sus ideas de librepensador.
      Muchísimas gracias y abrazos virtuales

  2. ¡Excelente blog, me ha servido de mucho!
    Actualmente me encuentro escribiendo un libro y uno de mis mayores temores es el abuso de las comas pues las utilizo cada vez que creo necesaria una pausa, además me falta investigar acerca del uso del punto y coma, se que es fundamental el conocimiento de la correcta escritura para la labor que me encuentro desarrollando, los consejos y reglas que expuso aquí -repito- me han sido de gran utilidad, gracias de nuevo.

    PD: Espero haber redactado bien mi comentario, y si no fue así, me sería de gran ayuda detectara aquello en lo que, a su parecer, me falla.

    Gracias!!

    1. Buenas,
      muchísimas gracias por esas bonitas palabras.
      Viendo tu estilo, si dudas del uso de las comas y abusas de ellas, cada vez que quieras hacer una pausa y no sepas si poner por el punto…. prueba con el punto, y si funcional la frase, déjalo con el punto (¡mejor frases cortas y sencillas!).
      El escrito está bien redactado, pero si fuese yo quien tuviese que escribirlo, haría los siguientes cambios (las explicaciones están en el blog, en el uso de cada elemento:

      “¡Excelente blog, me ha servido de mucho!
      Actualmente me encuentro escribiendo un libro, y uno de mis mayores temores es el abuso de las comas, pues las utilizo cada vez que creo necesaria una pausa. Además, me falta investigar acerca del uso del punto y coma. Sé que es fundamental el conocimiento de la correcta escritura para la labor que me encuentro desarrollando. Los consejos y reglas que expuso aquí -repito- me han sido de gran utilidad, gracias de nuevo.

      PD: Espero haber redactado bien mi comentario; si no fue así, me sería de gran ayuda detectara aquello en lo que, a su parecer, me falla.

      ¡¡Gracias!!”

  3. Buena noche. Gracias por compartir sus conocimientos. Tengo una pregunta. En vez de usar corrector o tachar cuando se comete un error en un texto escrito a mano, ¿qué se debe hacer?

    1. Buenas
      Depende de a quién se vaya a entregar el texto… porque en un examen ambas soluciones pueden ser factibles, si el docente está de acuerdo… mejor es preguntar a quien va a recibir el texto que qué prefiere.
      De nada
      Saludos

  4. Actualmente me encuentro haciendo un escrito, pero tengo duda si debo utilizar (me, mi, yo) cuando me refiero a mi mismo, no deseo suene egocéntrico. ¿Existe otra forma de hacerlo? o no hay problema si escribo en de esta manera.

    1. Es recomendable buscar una manera para que no resulte pesada la referencia a la persona que escribe, hay que buscar alternativas para no repetir constantemente. Pero desde luego si tú piensas algo, y quieres distinguirlo de lo que piensan otros, es perfectamente correcto decir “En mi opinión”. La opción de plural de modestia (cuyo uso me parece prescindible) se puede confundir con el mayestático (“En nuestra opinión”) que, si sólo hay un autor, remite a la maiestas, a la majestuosidad, así que me parece mucho más pedante la segunda opción, la del plural. Además, si hoy escribes a solas un texto y dices “en nuestra opinión”, y mañana escribes un texto conjunto, que diga “En nuestra opinión”, va a causar confusión. Realmente, es una imprecisión. No es egocéntrico defender ideas propias, aunque conozco gente a quien se lo han dicho, se lo han creído, y así lo repiten. Ser egocéntrico es por ejemplo decir “Soy más inteligente que nadie”. Pero todo depende de quién vaya a recibir el texto, pregunte a ver qué prefiere, y de eso dependerá la elección, más o menos, obligatoriamente.

        1. Muchísimas gracias… pensaba ahora esto, bromeando: si a alguien le parece que hablar de forma directa personal es egocéntrico, por esa lógica sería menos egocéntrico decir (para referirme a mí) “somos las más inteligentes del mundo” que “soy la más inteligente del mundo”. Y ojo con los plurales maiestáticos o de modestia: muchas mujeres seguro que acaban poniéndose en forma masculina (“Nosotros pensamos”), a ver qué piensan las feministas de esto… Bromas de lado ¡abrazos!

  5. Hola, necesito saber si es correcto comenzar un párrafo con un numero, por ejemplo en un texto periodístico: “28 personas resultaron heridas” o sería ” Veintiocho personas….”. muchas gracias.

    1. Buenas
      A mí me suena fatal empezar con número; sobre todo, si escribes un texto de esas características (y no es una estadística ni un tweet),puedes desarrollar la cifra. Yo al menos lo recomiendo vivamente.
      De nada,
      Saludos

  6. Hola,

    Tengo una duda y espero puedas ayudarme. Algunas personas me han dicho que iniciar un párrafo con “Por otro lado” y/o “Debido a lo anterior” es gramaticalmente incorrecto, así que me gustaría saber si es cierto o no.

    Saludos,
    Efra.

    1. Hola
      A mí me parece que es perfectamente correcto comenzar con ambos párrafos, siempre que les preceda, en un párrafo anterior, lo que corresponde (en el primer caso, “Por un lado […]”, en el segundo caso, un hecho que justifique que después se va a mencionar “Debido a lo anterior”).

      De nada,

      Saludos

  7. Buenas tardes. tengo una inquietud:
    en la frase:
    Paz: Cultura del encuentro, del diálogo y de la reconciliación.

    quisiera saber si existe algún error al repetir la preposición “de” tres veces en la misma frase y en ese caso, ¿qué nombre recibe este error?

    Muchas gracias

    1. Buenas,
      No es ningún error repetir “de”, si el texto lo requiere, así que no le pongo nombre.

      En el texto expuesto, si nos ponemos puristas, habría de haber el mismo nexo (“de el, de el y de la”), así que preferiría esta opción:

      “Cultura de el encuentro, el diálogo y la reconciliación.”

      De nada,

      Saludos

  8. Hola, buenos días!!! está mal dicho si digo “anoche me soñé” osea, quisiera saber si es un grave error!!! Gracias, Saludos!!!

  9. Dra. Zozaya, no pude encontrarlo en el texto, ni en las dudas en los comentarios; sin embargo, me gustaría saber la colocación correcta de la conjunción copulativa “y” cuando puede quedarnos al final de una línea o al principio de la siguiente.
    Según yo, o al menos dentro de lo que yo tengo entendido, debe colocarse la “y” al final de la línea y no al principio de la línea siguiente.
    ¿Qué podría decirme al respecto?

    1. Buenas,
      En esta página no puede encontrar todo. Dudas puntuales como la que propone han de buscarse en alguna Gramática de la lengua, hay en las bibliotecas de cualquier país.

      En cualquier caso, respondo en la medida en que orientaría yo la respuesta, a vuelapluma y sin consultar ninguna obra. Además confieso que no logro entender bien la pregunta, pero bueno (los ejemplos son muy orientativos, por ello los recomiendo).

      La y como conjunción copulativa, según la RAE, es sencillamente una conjunción que coordina aditivamente una oración con otra, o elementos análogos de una misma secuencia. Si, en el último caso, se va a enumerar una serie de elementos análogos, éstos pueden ir también al principio, por ejemplo: “Los muebles de nogal y cerezo son muy preciados porque están construidos con maderas nobles”. Esta frase es correcta, aunque lleve una y a los inicios. Es cierto que queda raro ponerla al inicio de una frase, para ´mi sería desaconsejable, pero siempre depende del contexto, y, sobre todo, de que no ese abuse de cierto tipo de recursos originales.
      Abrazos.

      1. Dra. Zozaya,

        Gracias por su respuesta. Sí, quizá con un ejemplo sea más claro.
        Tenemos 2 opciones para colocar el texto:

        1. Contamos con la normatividad vigente y
        políticas internacionales prioritarias en salud,
        bajo los estándares del Consejo de
        Salubridad General

        2. Contamos con la normatividad vigente
        y políticas internacionales prioritarias en salud,
        bajo los estándares del Consejo de
        Salubridad General

        La pregunta se refiere a qué opción es correcta, si la 1 en la que encontramos la conjunción “y” al final de la primera línea o si en la 2, en la que la “y” se encuentra al principio de la segunda línea.

        ¿Qué opina?
        De nuevo, gracias por su tiempo y atención.
        Saludos.

  10. BUENAS NOCHES DOCTORA ZOZAYA.

    ES UN EXCELENTE BLOS Y LA FELICITO.

    LE PIDO POR FAVOR ME ACLARE SI AL DAR LAS NOTICIAS DEL CLIMA ESTÁ BIEN DICHO: VA A HACER CALOR EL DÍA DE MAÑANA, POR PARTE DE TARDE.

    LE AGRADEZCO DE ANTEMANO Y LE ENVÍO UN AFECTUOSO SALUDO.

    1. Buenas,
      Muchas gracias por las felicitaciones.
      La frase “Va a hacer calor el día de mañana, por parte de tarde” me parece confusa y innecesariamente larga.
      Al inicio, sugiero ahorrar palabras, y poner el verbo en futuro “Mañana hará calor”.
      El resto de la frase crea confusión, sugeriría lo siguiente (en caso de que se tenga intención de decir esto, pues no comprendo bien): “según el parte de la tarde”.
      En definitiva, toda la frase quedaría así: “Mañana hará calor, según el parte de la tarde“.
      Si además quiere usar una palabra correcta pero que se utiliza poco, puede substituir “de la tarde” por “vespertino” (“Mañana hará calor, según el parte vespertino“), pero no sé si muchos colegas le comprenderian igual de bien que si dice “de la tarde”.
      Abrazos

  11. Muchas Gracias por las enseñanzas transmitidas por este blog. Son fundamentales para mi trabajo como docente e investigador de Historia.
    Saludos cordiales.
    Julio

  12. Agradecería que me indique si el parrafo indicado, esta correctamente redactado. Gracias.

    “Finalmente, en aras de futuras coordinaciones, agradecería que su representada adopte las acciones preventivas y/o correctivas para que situaciones como la descrita, no se repitan sin previo aviso y evitar poner en peligro la salud de los pacientes y personal que acuden a nuestro Hospital

    1. Buenas,
      Me encantaría poder ayudar, pero yo cobro por hacer corrección de estilo. Necesita una buena revisión el párrafo para que se pueda entender. Le comento que, como indico en mis apartados de errores comunes, redacción y estilo, el “y/o” no está admitido en nuestra lengua común.
      Saludos.
      Leonor Zozaya.

        1. Por supuesto que esta página es pública, y sus contenidos. Pero mi trabajo aparte, mis servicios laborales, como los de todo el mundo, valen un dinero.
          Tenga en cuenta que me llueven preguntas de todo el mundo, y que respondo encantada las que puedo, pero cuando me piden trabajar aparte, lógicamente pido remuneración.
          Muchas gracias por la comprensión.

  13. Hola.

    Vivo en Estados Unidos desde hace ocho años, para mí el correcto uso del idioma español es indispensable para la comunicación; lamentablemente creo que la juventud se deja llevar por los modismos.
    Escribo porque tengo un amigo en México que tiene un puesto importante en una empresa internacional. Literalmente me da salpullido cada vez que leo sus correos. El coloca un punto final después de su nombre, titulo de su puesto, nombre de la empresa, etc. Anexo el formato que usa. En reiteradas ocasiones le hecho ver que colocar en el caso al que aludo, colocar un punto final es un error. El insiste en que tiene la razon. Llevamso una buena relacion, es lo que llaman se considera una critica constructiva.

    Escribo para que nos saquen de dudas, por favor, por el bien del uso correcto del punto final.

    Juan Perez Rodriguez.
    Director Comercial.
    Empresa Internacional Importante de México.
    Enviado desde mi iPhone.

    1. Buenas
      su colega tiene problemas serios para puntuar, parece haber olvidado las nociones básicas.

      Según la RAE, “su uso principal es señalar gráficamente la pausa que marca el final de un enunciado —que no sea interrogativo o exclamativo—, de un párrafo o de un texto. Se escribe sin separación de la palabra que lo precede y separado por un espacio de la palabra o el signo que lo sigue. La palabra que sigue al punto se escribe siempre con inicial mayúscula”.
      Tiene varios usos lingüísticos, donde “recibe distintos nombres, según marque el final de un enunciado, un párrafo o un texto:

      a) Si se escribe al final de un enunciado y a continuación, en el mismo renglón, se inicia otro, se denomina punto y seguido, nombre más lógico y recomendable que el también usual de punto seguido. Si el punto y seguido coincide con el final de una línea, se comienza a escribir en la siguiente con el mismo margen, sin sangrado inicial. El punto y seguido es, pues, el que separa los enunciados que integran un párrafo.

      b) Si se escribe al final de un párrafo y el enunciado siguiente inicia un párrafo nuevo, se denomina punto y aparte, aunque en algunas zonas de América se dice punto aparte. La primera línea de cada párrafo debe tener un margen mayor que el resto de las líneas que lo componen, es decir, ha de quedar sangrada. […]

      El punto y aparte es, pues, el que separa dos párrafos distintos, que suelen desarrollar, dentro de la unidad del texto, ideas o contenidos diferentes.

      c) Si se escribe al final de un escrito o de una división importante del texto, se denomina punto final. No es correcta la denominación punto y final, creada por analogía de las correctas punto y seguido y punto y aparte (→ a y b). […]”

      Todo esto, según el Diccionario panhispánico de dudas de la RAE.
      He acortado el resto pues creo que con lo expuesto es suficiente para su colega.
      Abrazos

  14. Muy buenos días, felicitaciones y gracias por la valiosa información que publica, agrego a mis favoritos esta página. También tengo una duda que no he podido resolver aún y espero usted pueda ayudarme. Cuál es la forma correcta de decir una oración como ésta: “tengo que irme” o “me tengo que ir”, otros casos: “te quiero decir” o “quiero decirte”. Me parece que la forma correcta es, por ejemplo: “tengo que irme” o ¿ambas formas son correctas?

    Gracias de antemano por su respuesta.

    1. Buenas,
      Muchas gracias por los piropos a la página, los recibo con agrado.
      La forma correcta de decir esas oraciones es uniendo los pronombres al verbo al final: “tengo que irme”; “quiero decirte”.
      Así se respeta el orden natural de la frase en castellano: sujeto+verbo+predicado.
      En cambio, con las otras formas que propone, se altera ese orden (“te quiero decir”, “me tengo que ir”).
      por supuesto que de las últimas formas se entiende, y posiblemente esté admitido, pero no es lo más correcto.

  15. Una consulta. Según recuerdo es incorrecta la expresión “en base a”; es preferible “con base en”, “sobre la base de”, etc. sin embargo, no recuerdo la razón por la cual es incorrecto, me parece recordar que se relacionaba con un anglicismo, pero no estoy seguro.
    Agradezco su comentario.

    1. Buenas
      En efecto, “en base a” es una expresión incorrecta, mientras que “sobre la base de” es correcta, pero ahora no recuerdo el porqué. Cuando lo recuerde, vuelvo a contestar. Lo siento, Abrazos

  16. La entrada está muy interesante, he aprendido muchas cosas acerca de la redacción y los pecados que cometemos al momento de redactar, le agradecería mucho si sabe de algún libro u otras fuentes donde pueda profundizar más acerca del tema.

    Generalmente en el área de informática o sistemas computacionales se elaboran documentos como ser manuales, bitácoras de versiones y guías sobre el funcionamiento de un programa y usualmente muchos fallamos a la hora de redactarlos.

    1. Buenas,
      Apunté algunos recursos en http://redaccion.hypotheses.org/f-bibliografia.
      Existen numerosos libros al respecto. Para profundizar, serviría en general cualquier manual de estilo o una gramática de la Real Academia.
      El problema es que suelen ser poco entretenidos, y hablan de mil cuestiones,no se centran en la que interesa personalmente.
      Lo ideal para corregir los fallos al hacer un manual de informática –o de cualquier materia– y a la par aprender a corregir los fallos propios para siempre, sería contratar a un corrector de estilo que además enseñe por qué aconseja una u otra sugerencia o por qué corrige algo. Uno corrector profesor, por así decirlo, sería más caro pero infinitamente más efectivo.
      Abrazos.

  17. Hola quiero que me aclaren una duda; ¿es correcto usar dos infinitivos juntos, especificamente el infinitivo “poder” acompañado de otro infinitivo, ejemplo: poder lograr un avance.
    Gracias

    1. Buenas,
      Que yo sepa es correcto, cuando el resto la frase es correcta; me explico. Por ejemplo,es correcto decir “El Estado desea poder avanzar en la ciencia”, pero es incorrecto comenzar una charla diciendo “Desear agradecer la invitación” (en vez de “Deseo agradecer la invitación). En el caso del infinitivo introductor (“Desear agradecer”) es incorrecto por que le falta el sujeto, pero no es incorrecto por tener dos infinitivos juntos . Dicho caso está explicado en una de mis páginas, en el apartado 6.
      Saludos
      Leonor Zozaya

    1. Estimada Ingrid,
      La Real Academia de la Lengua admite el uso de la barra, pues afirma que: “Colocada entre dos palabras, o entre una palabra y un morfema, indica la existencia de dos o más opciones posibles. En este caso tampoco se escribe entre espacios y puede sustituirse por paréntesis”
      Personalmente, estoy en contra del uso de la barra en la redacción. Empobrece sustancialmente el texto, mientras que es sencillo omitirla y usar fórmulas desarrolladas.
      Saludos.
      Leonor Zozaya.

  18. Muy útil Leonor! no se mucho de edición, pero leyéndote se me han aclarado muchas ideas!! Las tendré en cuenta para mejorar mis escritos.!!!

    graciasssssssssss

    1. Muchísimas gracias,me alegra que sea útil el blog.
      Si se sabe poco de estas cuestiones, recomiendo lo más simple: complicaciones las mínimas, escribir con la máxima sencillez, ideas claras, sobre la base previa de un esquema que luego se desarrollará con las mismas pautas.
      Un fuerte abrazo.

  19. Muy interesante el artículo y a la vez muy claro en todos los temas que trata.
    Le quería pedir que me recomendara un libro o un estudio sobre el uso correcto de las preposiciones. Tengo problemas a la hora de poner una preposición u otra detrás de según qué verbo. Me gustaría encontrar un libro que, en la medida de lo posible (ya que existen millares de verbos), me dijera por qué algunos verbos solo pueden llevar ciertas preposiciones, como por ejemplo: “inscribirse en”, “adscribirse a”, etc. O por qué en, según qué construcciones, se escoge una preposición y no otra. Siempre leo el apartado de “preposiciones” en gramáticas conocidas, pero no tratan el tema de forma tan minuciosa como me gustaría, tal vez porque les ocuparía demasiados folios. ¿Existe un libro solamente especializado en este aspecto? Si quiere, puede contestarme en esta misma página.
    Muchísimas gracias por anticipado.

    1. Muchas gracias por el comentario.
      Es normal confundirse, cuando los medios de comunicación (TV, radio, prensa…) acostumbran a usar mal las preposiciones casi de forma sistemática.
      Desconozco un libro únicamente especializado en las preposiciones que despeje todas las dudas.

      Por un lado, creo que es suficiente con acudir a una fórmula sencilla, existente en la Nueva gramática básica de la lengua española (Barcelona, 2011). En las páginas 164 a 167 explica, de forma resumida, qué significa cada preposición y cómo se usa. Acompaña además de un breve ejemplo ilustrativo.

      Por otro lado, se puede acudir al diccionario (www.rae.es) y consultar el verbo que se quiere usar. Normalmente la voz se acompaña de cómo usarlo. por ejemplo, el verbo advertir se suele usar erróneamente. Una cosa es advertir de algo (“le advirtió de que corría peligro”) y otra cosa es advertir algo (“advirtió una mancha en el cuadro”). Si se duda, se acude al diccionario y él mismo ofrece cómo usarlo y cómo evitar queísmos y dequeísmos, y cito la entrada:

      advertir. 1. Verbo irregular: se conjuga como sentir (→ apéndice 1, n.º 53).

      2. Cuando significa ‘darse cuenta [de algo] o reparar [en algo]’, es transitivo: «Nadie advirtió la presencia de la señora» (Mendoza Verdad [Esp. 1975]); «En cuanto entró en el refectorio, advirtió que había alguien más aparte de los dos comensales» (Hernández Naturaleza [Esp. 1989]). En este caso, advertir no lleva nunca complemento indirecto, ni explícito ni implícito, y es incorrecto su uso con la preposición de (→ dequeísmo, 1b): advirtió de que había alguien más.

      3. Cuando significa ‘poner algo en conocimiento de alguien’, puede construirse de dos modos:

      a) Advertir [a alguien] de algo: «Jamás advirtió a Lucía del asedio de que era objeto» (Maqua Invierno [Esp. 1992]). El objeto de la advertencia puede ir también introducido por sobre o acerca de. Si la advertencia es una oración subordinada encabezada por la conjunción que, es correcto el empleo conjunto de la preposición y la conjunción: «Me ha advertido de que tiene una cita a las ocho» (Hidalgo Azucena [Esp. 1988]). En esta construcción el complemento de persona es directo, pues funciona como sujeto de la pasiva: «Ramiro Chan Tun […] fue advertido de que no podrá volver a bucear» (DYucatán [Méx.] 24.7.96). Por ello, cuando este complemento es un pronombre átono de tercera persona, deben emplearse las formas lo(s), la(s): «Al salir la advertí de que faltaban unos cuantos escalones» (TBallester Filomeno [Esp. 1988]).

      b) Advertir [algo] a alguien. El objeto de la advertencia se expresa mediante un complemento directo y el complemento de persona es indirecto: «Le advertimos los riesgos a que se exponía» (Valladares Esperanza [Cuba 1985]). Este régimen es el habitual cuando el complemento directo es una oración subordinada introducida por la conjunción que, y especialmente cuando la intención es admonitoria o amenazante: «La abrazó, la llenó de besos y le advirtió que pronto tendría la menstruación» (Allende Casa [Chile 1982]); «Te advierto que esta vez voy a reclamarte hasta el último céntimo» (Salom Vuelo [Esp. 1980]).

      4. Cuando advertir significa ‘aconsejar [algo] a alguien’, es transitivo; lo que se aconseja se expresa mediante un complemento directo y, naturalmente, se construye sin preposición; el complemento de persona es indirecto: Le advirtió [= le aconsejó] que no invirtiera en ese negocio si no quería perder dinero.”

      Tengo en mente abrir una entradilla a la cuestión de las preposiciones, pero nunca encuentro tiempo…

      Espero que resulte de utilidad la explicación.

      Saludos.
      Leonor Zozaya.

  20. Doctora: Necesito me aclare si el uso del pronombre se con el verbo hacer es correcto. Por ejemplo, leo frecuentemente frases como la que a continuación transcribo: se hace necesario. ¿Es correcto su uso? . Desde ya muchas gracias.

    1. Estimada Patricia:
      En ciertos casos es correcto, y en otros no. Depende del contexto.
      Es correcto por ejemplo en el siguiente caso, en el que se está hablando en presente histórico (que a mí no me gusta, pero existe), y se dice, valga por caso: “En el año 1931, la comisión directiva de la fábrica recurre a mil ideas novedosas para evitar despidos. Al año siguiente, se hace necesario despedir a la mitad de los trabajadores […]”.
      En otros contextos es incorrecto, sobre todo, cuando se puede evitar si se usan otros más apropiados; además, en muchos casos se ahorrarían palabras. Valga por caso la siguiente frase: “Para aprobar, se hace necesario estudiar la asignatura”. En este caso, nada aporta la expresión, alarga la frase innecesariamente y, si después resulta necesario usar el verbo hacer, quedaría redundante. Sería mejor sustituirlo directamente por “es”, de forma que quedaría así: “Para aprobar, es necesario estudiar”.
      Saludos cordiales.
      Leonor Zozaya.

  21. Doctora,

    Aveces tengo problemas en leer los email, y cuando doy respuesta a ellos escribo con letras grandes, mi jefe me ha dicho que es como si estuviera gritandole.

    Esa no es mi intención, ¿ Es verdad que es un insulto escribir con letras grandes?

    1. Buenas,
      Yo no soy especialista en el tema telemático, pero se me ocurren algunas consideraciones al respecto.
      El Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia de la Lengua Española no reconoce por ahora el uso que usted indica en las mayúsculas. Pero sí hay un consenso común en la comunidad internacional de usuarios que dicta que las mayúsculas significan que está gritando.
      Por tanto, si tiene problemas de lectura, puede advertir de su problema para escribir por ejemplo en contextos informales. Pero en contextos formales, por ejemplo laborales, yo nunca recomendaría usarlas sistemáticamente; sólo las utilizaría cuando corresponde según la RAL, para escribir correctamente.
      Una solución más propia es aumentar con el “zoom” el tamaño de las minúsculas, o con letras de tipo mayor que el que usa.
      Espero que le sirva de alguna ayuda.
      Un abrazo.

      1. Vivo en Estados Unidos, trabajo para una universidad. Comparto que aqui, en Estados unidos, las mayusculas en un e-mail son consideradas una groseria: es como responderle a alguien gritandole. Abstente de usar mayusculas, pro favor. Se considera ademas de mal gusto. Espero y no te molestes.

  22. Cuanto más leo esta página y sus apartados, más me gusta. Es concreta, directa, sencilla e impecable. Gracias por ella (y por ello).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">