Comentario de un libro; ejemplo de los ‘Sonetos a Cristo’, de Lobo Antunes

Cuando a alguien le encargan redactar una reseña, un resumen o un comentario de un libro, muchas veces no sabe por dónde comenzar. Intentando ayudar en la ardua tarea, en este blog ofrezco pautas para realizar un comentario bibliográfico (pulse aquí). Resumiendo, para quien no sepa qué comentar sobre una obra, propongo seguir unos pasos sencillos, como, por ejemplo, describir la estructura del libro, hablar del autor o la editorial, resumir la obra, comentar su teoría más relevante, proponer alguna crítica constructiva, o mencionar alguna aportación que haga recomendable su lectura.

Sin embargo, esas sólo son propuestas, útiles sólo en caso de que falten iniciativas más originales. Son simples pautas que nunca han de cercenar la imaginación, la cual debe volar siempre tan alto como pueda, adoptando infinitas formas.

Para ilustrar esta afirmación, he considerado oportuno publicar aquí un ejercicio que me mandaron al cursar Lengua Portuguesa IV en la Universidad de Coimbra (Portugal). La tarea consistía en comentar un libro, usando cien palabras como máximo, y publicarlo en nuestra plataforma virtual del aula, donde todos los colegas veíamos los resúmenes ajenos, que a su vez podíamos comentar, tal como hice cuando estaban dedicados a libros que yo había leído.

Con mis comentarios tenía la intención de avivar el diálogo con los compañeros, pero éste fue asombrosamente escaso. Tanto, que nunca supe, ni tan siquiera, si alguien había llegado a leer mi resumen. Nadie me comentó nunca nada (ahora que lo pienso, ni el profesor). Acaso era un texto excesivamente atípico, porque ahí no se oyó respirar ni a un punto redondo. Me quedé con un vacío triste, repleto de incomprensión, que de alguna forma intento suplir ahora compartiendo aquel comentario, y animando a soltar a volar el verbo siempre que el guión lo permita. Aquí va la versión traducida, para hispanoparlantes.

A. Lobo Antunes: Sonetos a Cristo (Lisboa, 1995)

¡Está vivo! No podía creerlo. ¡António Lobo Antunes continúa vivo! Casi lloro de la emoción. Como cuando leí sus Sonetos a Cristo; sobre todo con el primero, que da nombre a la obra. Por el título nunca pensé que era ideal para ateos y escépticos. Niño, hombre, mujer; Antunes se transfigura en todo vistiéndose con las palabras, disfrazándose de sentimientos, con un lenguaje repleto de fuerza y poesía, donde lo inimaginable acontece con una ironía inefable, a veces cuasi transparente. Yo quedé impactada, aún más cuando descubrí que mi héroe de la escritura sigue vivo; véanlo y escúchenlo:

A continuación presento mi antigua versión portuguesa, donde imagino que camparán mis errores gramaticales de la lengua ajena con la espontaneidad y naturalidad que me caracteriza, que ruego sepan disculpar:

“António Lobo Antunes: Sonetos a Cristo (Lisboa, 1995)

Está vivo!! Eu não podía acreditar. António Lobo Antunes continua vivo!! Quase choro da emoção. Como quando li seus Sonetos a Cristo; sobre tudo com o primero, que dá nome à obra. Pelo título nunca pensei que era ideal para ateuos e céticos. Menino, homem, mulher; Antunes se transfigura em tudo vestindo-se com as palavras, disfarçando-se de sentimentos, com um lenguagem cheio de força e poesía, onde o inimaginável aconteçe com uma ironia inefável, as vezes quasi transparente. Eu fiqué impactada, ainda mais quando descobri que meu héroe da escrita segue vivo; vejam e ouçam-lo: https://www.youtube.com/watch?v=S5RH9wNyOFE


Leonor Zozaya

Doctora Europeus en Historia, profesora de paleografía y materias afines, e investigadora modernista. Autora de páginas sobre Paleografía, redacción de textos, lutería, popular de tradición oral, arte cinético, etc. Ha desarrollado facetas vinculadas a la música, pintura y literatura.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

2 comentarios en “Comentario de un libro; ejemplo de los ‘Sonetos a Cristo’, de Lobo Antunes

  1. Si en un acto social, un amigo quisiera presentarme a su misterioso acompañante, y tal vez lo hiciera de la manera que has presentado tu a Antonio Lobo Antunes, justificaría su amistad solo por volver a oír esos sonetos.

    1. Muchas gracias. Me alegra inmensamente que el texto pueda remover la curiosidad para revisar, releer o reescuchar los deliciosos Sonetos de Lobo Antunes… y digo releer sin pensar en escuchar a cualquiera que lea en alta voz, como antiguamente; lo digo pensando en Lobo Antunes, dudando si tiene versión auditiva grabada por él mismo. Sería deleitante poder escucharle, recitándose. He localizado algunas grabaciones de su obra, donde no recita él, pero ninguna me convence, auqnue encuentro poco. Es curioso. En Inglaterra había (y hay) una gran tradición de grabar discos (o cassetes, antaño) para escucharlos, creo que allí se cultiva más la declamación que en la Península… habrá que seguir buscando, o esperando su grabación.
      Abrazos.
      Leonor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *