4. CITAS BIBLIOGRÁFICAS

Los estilos básicos tradicionales de citas bibliográficas son dos. Por un lado está el sistema de citas mediante notas al pie de página, también llamado sistema del Cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios [1]. Éste permite enriquecer con digresiones el discurso sin interrumpir el ritmo del texto (salvo que esté atiborrado de notas, lo cual es desaconsejable a todas luces). Dicho sistema se ha usado asiduamente en disciplinas históricas tales como la Historia Moderna o la Contemporánea, por mencionar algunos ejemplos.

Siguiendo el citado sistema, cabe  preguntarse si ha de constar también una bibliografía final. En caso de que el autor pueda elegir, la respuesta depende del criterio de cada quien, pero orienta la extensión del trabajo que se esté haciendo: si es muy breve, basta con las citas al pie de página; si es extenso (como un libro), ha de incluir además una bibliografía final (ordenada por orden alfabético de apellidos). En caso de que el autor no pueda elegir, adoptará la norma que le venga dada.

Según este sistema, cada cita varía dependiendo de la clase de obra que se pretenda referir. Aquí seguiré y resumiré brevemente las modernas Normas APA, que recoge por ejemplo la Revista de Educación [2] (lo cual no significa que sean las que yo acostumbro a usar). De forma general, van primero el apellido y nombre del autor, luego el año entre paréntesis, más el título de la obra (que irá en cursivas si es libro o en redonda si es artículo o capítulo de libro), junto con los datos de edición de la obra (año, editorial) y las páginas. De forma particular, estas son las referencias puntuales que hay que citar, para las que sigo en todo momento las normas APA que constan en la web del Ministerio de Educación de España, donde se puede profundizar sobre su conocimiento [3].

Si se trata de un libro, constará el apellido del autor en mayúscula, la inicial del nombre, el año de edición entre paréntesis, el título en cursiva, el lugar de edición y editorial, separado por los signos de puntuación que constan en el ejemplo. Si el apellido es poco común, vale con poner el primero, y si es muy común, se puede colocar un guión en medio. Este criterio sobre los nombres se sobreentenderá en adelante. Véase el siguiente ejemplo:

        MARTÍNEZ-MARTÍN, J. A. (1991). Lectura y lectores en el Madrid del siglo XIX. Madrid: CSIC.

En caso de libros antiguos, que carecían de editorial, se cita el nombre del editor, lo que puede facilitar su localización (“Madrid, Guillermo Foquel,1590”).

Si se trata de un artículo, se cita el apellido del autor más la inicial, el año entre paréntesis, el título del artículo, el nombre de la revista en cursiva, con el volumen, más las páginas separadas por guión. Ejemplo:

        CARDIM, P. (1996). Entre textos y discursos. La historiografía y el poder del lenguaje. Cuadernos de Historia Moderna, 17, 130-150.

Para capítulos de libros conjuntos y obras colectivas, se ha de incluir el autor del capítulo, el año entre paréntesis, el título, la preposición “en” más el apellido e inicial del editor, director o coordinador (incluyéndolo de modo abreviado entre paréntesis: ed., dir., coord.), el título de la monografía en cursivas, junto con los datos de edición y las páginas. Ejemplo:

        BRAVO-LOZANO, J. (2004). Lenguaje político de los concejos rurales: el Concejo Abierto. En ARANDA-PÉREZ, F. J. (coord.), El mundo rural en la España Moderna. Actas de la VII Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna, Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla – La Mancha, 1159-1170.

Cuando se repitan citas a una misma obra, se puede citar el clásico sistema latino de citar el autor más opus cit (que está cayendo en desuso) y la fecha de edición. En otro estilo, se puede citar al autor y repetir las primeras palabras de la obra sumando puntos suspensivos, con la página o páginas, si procede. Véanse casos procedentes de los expuestos con anterioridad:

        BRAVO-LOZANO, J. (2004). Lenguaje político de los concejos…, 1170.

        BRAVO-LOZANO, J. (2004). Op. cit., 1170.

Además de esas citas para nota al pie de página, si se ha redactado un trabajo extenso, también ha de constar al final una bibliografía que recoja todo lo citado de forma previa. La bibliografía seguirá un orden alfabético de apellidos, añadiendo las páginas totales que ocupan cada artículo o cada capítulo de libro.

Si se repiten varias obras de un mismo autor, existe la opción de poner varios guiones, en vez de copiar de nuevo su nombre y apellidos (—-).

En caso de que no haya un autor concreto, que es común en casos de repertorios, diccionarios, enciclopedias, etcétera, es muy común escribir directamente el título y la primera palabra en mayúsculas:

        MANUAL general de estilo (1995). Madrid: Playor-Firmas Press.

Por otro lado, y en segundo lugar, está el mencionado sistema de citas denominado Harvard. Este es conciso y evita digresiones: todo lo importante se menciona en el cuerpo del texto. Si el dato que se cita es poco relevante, significa que es prescindible, ergo no ha de constar en el texto ni tampoco al pie de página. Se usa mucho por ejemplo en publicaciones de Arqueología y Antropología. Este sistema consiste en citar de forma abreviada en el texto, entre paréntesis, el apellido del autor a cuya obra se quiere uno referir, y el año de edición (DOMÍNGUEZ, 1999). Si se quieren citar varias obras publicadas el mismo año de igual autor, se aluden con letras minúsculas siguiendo un orden alfabético (DOMÍNGUEZ, 1999a, 1999b). Si el autor se cita en el texto, se pone sólo el año entre paréntesis. Otra opción renovada añade, en el mismo paréntesis, dos puntos más las páginas concretas, en los casos en que el hecho referido se localiza de forma puntual, en vez de en la obra completa. Valga por ejemplo este texto que aquí invento:

        “Antonio Zozaya (1927: 207) criticó la errónea equiparación del vocablo Constitución al término Carta Otorgada hace ya cuantiosos lustros. En nuestro siglo, un autor octogenario ha hecho eco de ese craso error (HERCILLA, 2005). Pese a las advertencias, los políticos siguen usando ambos términos indiscriminadamente como si de sinónimos se tratara. Además, en vez de corregirlo, ahora también han puesto de moda igualar la Carta Magna a la constitución.”

Al final del estudio constará una bibliografía desarrollada que ha de ofrecer la referencia de cada obra citada por orden alfabético de apellidos, más el nombre (o la inicial, siguiendo el criterio que se elija). Recuérdese que si un autor tiene varias obras editadas en el mismo año, se añaden letras minúsculas siguiendo un orden alfabético (1990a, 1990b). Se pueden seguir los mismos criterios que los apuntados con anterioridad. Ejemplo:

         Bibliografía:

       BRAVO-LOZANO, J. (2004). Lenguaje político de los concejos rurales: el Concejo Abierto. En ARANDA-PÉREZ, F. J. (coord.), El mundo rural en la España Moderna. Actas de la VII Reunión Científica de la Fundación Española de Historia Moderna, Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla – La Mancha, pp. 1159-1170.

       CARDIM, P. (1996). Entre textos y discursos. La historiografía y el poder del lenguaje. Cuadernos de Historia Moderna, 17, pp. 130-150.

        HERCILA, J. M. (2005). Constitución y Carta otorgada. Es Diari, Diario Digital de Menoría. Consultado el 10 de octubre de 2005,  http://www.esdiari.com/2034-constitucion-y-carta-otorgada.html

        MARTÍNEZ-MARTÍN, J. A. (1991). Lectura y lectores en el Madrid del siglo XIX. Madrid: CSIC.

        ZOZAYA, A. (1927). Ideogramas. Madrid: Sociedad Española de Librería.

Actualmente han proliferado varias formas híbridas para citar que mezclan dos estilos, el Harvard junto con el de las notas al pie de página. Ese procedimiento induce a confusión. Yo recomiendo respetar uno u otro, según la finalidad que se busque. Eso, siempre que se pueda elegir, porque en caso de publicar un trabajo y de que el editor dicte unas normas, estas se seguirán sin objeción. Por ejemplo, las normas que yo utilizo aquí para editar esta guía (que no para los ejemplos) son las que dicta la Revista de Educación en sus Normas de Publicación, que se rige por las Normas APA citadas con anterioridad. En cualquier caso, en un trabajo se usará siempre el mismo criterio para citar.

También se seguirán iguales criterios en un mismo trabajo respecto a cualesquier pormenores formales donde en ocasiones hay libertad de elección. Existen algunas cuestiones opcionales, que en ocasiones dependen del criterio propio (sobre citar la editorial, el nombre del autor o sólo la inicial, más un largo etcétera). Sobre esos criterios, conviene tomar decisiones prácticas, como anotar todos los datos posibles cuando se copia la referencia de una obra utilizada, que siempre se podrán suprimir si quien reciba el trabajo pide menos información.

Con respecto al nombre del autor, si se cita completo, se podrán hacer observaciones dirigiéndose a él de forma personalizada, sin confundir a varones con féminas. Empero, en ciertos casos es imposible, como en antiguas ediciones inglesas antiguas donde sólo consta la inicial de un nombre. También permite saber de quién se trata, ya que en ocasiones algunos apellidos se han hecho famosos y varios autores lo ostentan (como Thompson). Si la obra cuenta con más de tres autores, puede resumirse con VV.AA (acrónimo de “varios autores”) o con et alii.

Normas básicas para citar páginas de Internet

Las webs, a mi entender, son difíciles de citar, dado normalmente carecen de datos básicos, como su fecha de creación, por ejemplo. Además, confieso que me cuesta hallarle una lógica a sus sistemas de cita. Por ello, recogeré directamente los mismos ejemplos dados por Julio César Penagos Corzo en su página sobre las normas APA para citar, que me ha resultado muy útil al redactar este apartado.

Para citar un sitio web, cuando el autor sea el mismo que el de la página donde se aloja el elemento que se va a citar, se dará la página de inicio como referencia. En el propio texto, estilo Harvard, se cita la página más el año, así:  (American Psychological Association, 2003). En caso de que se vaya a ofrecer la referencia para citar por ejemplo en nota al pie, se citará así:

        American Psychological Association. (2003). APA style: Electronic references. Recuperado 21 de febrero, 2008, de http://www.apastyle.org/elecref.html

Cuando el autor es diferente al sitio web de alojamiento, en el texto, estilo Harvard, se cita entre paréntesis el autor más el año, así (Consejo Pro Creatividad, 2001). Para ofrecer la referencia en una nota al pie se utiliza la siguiente fórmula:

        Consejo Pro Creatividad. (2001). Introducción y definiciones. Recuperado 4 de octubre, 2007, de the Creativida e Innovación:   http://homepage.mac.com/penagoscorzo

La citada página de Penagos Corzo compendia infinidad de fuentes para citar; incluso indica cómo citar películas. Dado es que es tan completa, recomiendo su consulta.

¿Cómo citar datos de la web social?

En la Universidad de la Laguna han publicado una forma bien clara y sencilla de citar fuentes procedente de las redes sociales, desde un post de un blog, de un correo electrónico, de twitter, de un vídeo de youtube o hasta de facebook. Puede consultarse haciendo clic aquí.


[1] Sobre él véanse las REGLAS de Catalogación, I, Monografías y publicaciones seriadas (1985). Madrid: Ministrerio de Cultura, DGLB.

[2] MEC (2012): Revista de Educación, consultado el30 de abril de 2010, de http://www.revistaeducacion.mec.es/anexos_normas/anexo_4.pdf

[3] MEC (2012): APA Stile, , consultado el 20 de abril de 2009 de http://www.apastyle.org.

Leonor Zozaya

Doctora Europeus en Historia por la Universidad Complutense de Madrid (2008). PhD in History at Complutense University of Madrid, Spain (2008).

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedIn

Deja un comentario

About me

http://about.me/leonorzozaya

En twitter: @LeonorZozaya

Facebook: Leonor Zozaya Historia Paleografía

https://www.facebook.com/leonor.zozayahistoriapaleografia

Visitas desde…


Carnets de recherche