5. REDACCIÓN Y ESTILO

Además de una correcta presentación, un trabajo de curso ha de tener un contenido serio. Esto no significa que el alumno deba demostrar que sabe más que nadie sobre el tema. A veces ese objetivo impulsa a algunos imprudentes a copiar despiadadamente sin citar las fuentes, es decir: a plagiar. Y eso, como dije citando la ley de propiedad intelectual (1/1996), es denunciable. Hay que aprender a redactar trabajos decentes, meta fácil de conseguir con la práctica.

Las siguientes sugerencias y correcciones guían en el proceso de redacción. Se basan en gran parte en los usos que recomienda la Real Academia de la Lengua, y se contraponen a los errores más frecuentes que he corregido en cuantiosos trabajos de curso universitarios, que incluso sabios intelectuales cometen, aunque luego sea el máximo especialista en una materia de investigación. Lejos de ser propios de la universidad, muchos de esos errores están extendidos por la sociedad gracias a los medios de comunicación. Al cometerse en infinitos círculos poco recomendables desde el punto de vista lingüístico, es difícil combatirlos. Además, según voy comprobando haciendo “trabajo de campo”, muchos de estos errores ya estaban presentes en las películas de los años cincuenta del siglo pasado, sobre todo, en traducciones al español.

Es sorprendente el contagio pandémico de los malos usos del lenguaje. Mi opinión es pesimista al respecto: pienso que todo lo malo se pega en la lengua. Así, sucede que incluso académicos sorprendentemente cultos caen en su uso erróneo. En cambio, sería anómalo que un gañán empezase a hablar como Cervantes de un día para otro después de leerse El Quijote. Pero aún no está la batalla perdida, sólo hay que dedicarle un poco de trabajo a intentar desintoxicarse de los vicios más comunes de hoy día.

Un trabajo de curso ha de ser correcto en la forma y en el fondo, con una redacción clara y concisa. Para empezar, es aconsejable hacer frases cortas, siguiendo un orden básico, compuesto por sujeto, verbo y complementos. Los párrafos también han de ser comedidos, de unas seis a diez líneas, con una idea por párrafo. La exposición de ideas ha de ser coherente, no ha de tener contradicciones y ha de seguir un orden lógico. Los verbos se deben usar evitando los bailes constantes entre el presente y el pasado en los mismos párrafos. Eso, además de confundir al lector, convertirá en erróneas numerosas expresiones escritas.

La redacción ha de seguir un ritmo ágil, que se preste a una lectura rápida. Recuérdese que se ha de tender al ahorro de palabras, a la sencillez del lenguaje, y no rellenar el texto de florituras innecesarias. Se han de evitar expresiones enrevesadas que a veces parece que ni el autor entiende. Las negaciones contribuyen a hacer el texto críptico y complican la comprensión (“No por ello ha de pensarse que el autor no decía eso”; “El presidente acudió, no sin antes haberlo leído”). Si la frase se redacta en afirmativo, se facilita su comprensión (“El autor decía eso” o “El autor no decía aquello”; “El presidente acudió tras haberlo leído”).

Se evitarán reiteraciones injustificadas de frases, ideas o palabras. Pero si el verbo o el sustantivo al que se refiere una frase queda lejano o poco claro, es mejor volver a repetirlo. También son prescindibles expresiones pleonásticas comunes hoy día (“para ser breve y concisa y no alargarme demasiado”; “para finalizar, ya por último, hemos de terminar diciendo que”). En el polo opuesto, también es conveniente huir del estilo telegrama, tan de moda en comentarios epigráficos y numismáticos (“Forma: rectangular. Materia: mármol”; en vez de “El epígrafe es de mármol y tiene forma rectangular”).

El autor -el alumno en este caso- ha de adoptar una forma homogénea de presentarse, siguiendo un mismo criterio, y ha de evitar cambiar constantemente el sujeto. Por ejemplo, sería erróneo que la investigación empezase por: “Esta investigación afirma”, unos párrafos después dijera “sobre esta teoría pienso”, y continuase con “aquí defendemos”. Con respecto a la forma de redactar, es cansino recalcar el sujeto (“la foto nos muestra”, “los datos nos demuestran que”). Basta con decir “la foto muestra” o “los datos demuestran que”.

Acaso el uso del ordenador para redactar y la configuración de las páginas digitales sean lo que hayan motivado que los alumnos piensen que hay un arriba y un abajo en sus trabajos, como si de un antes y un después se tratase (“como ya dije arriba”, “como explico abajo”). Pero esa concepción normalmente no se corresponde con el resultado impreso de un trabajo, en el que, por así decirlo, su “cada arriba” y su “cada abajo” se encuentran en cada folio independiente, de forma que es fácil que esa expresión acabe siendo errónea. En vez de usar esas expresiones, vale decir con “según se citó”, “como exlicaré”, pues el verbo en pasado o en futuro hace sobrentender la acción. Si se quiere especificar, cabría referirse a lo que “anteriormente se citó” o a lo que “en el capítulo XX se explicará”. Por supuesto, ni que decir tiene que la palabra “alante” no existe, aunque sea usada desacertadamente para referirse a adelante.

Además de los errores generales recién vistos, remito a la pestaña 6 titulada errores comunes, donde se explican otros relativos  a los signos ortográficos, a la sintaxis y a la gramática.


[1] LÁZARO CARRETER, F. (1997). El dardo en la palabra. Barcelona: Galaxia-Gutemberg, p. 440.

[2] En estas notas sigo las directrices impartidas por José Garrido en los Cursos de redacción y estilo Fuentetaja, a quien agradecí todas las sugerencias y puntualizaciones dadas (digo agradecí en vez de agradezco dado que, por desgracia, Pepe falleció de forma inesperada). 

[3] En casos como el citado, cuando el artículo forma parte del nombre propio, nunca se contrae con del.

___

¿Cómo citar este blog? / Quote this blog. ISSN: 2444-8885

Leonor Zozaya creative.commons

Leonor Zozaya

Historiadora, profesora de paleografía, epigrafía y materias afines, e investigadora especializada en la Edad Moderna. Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, etc. Desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

44 comentarios en “5. REDACCIÓN Y ESTILO

  1. Acabo de leer el blog de su autoría, con las respuestas a dudas formuladas por sus seguidores. Soy docente del área de Lingüística y, entre mis responsabilidades, está el impartir clases sobre este interesante tema. Convengo con su posición de mejorar cada día este importante aspecto de la comunicación escrita; y es muy grato encontrar personas que piensan como usted y como yo, en el esfuerzo permanente de lograr la excelencia en la comunicación y compartir un mundo mejor. Sin duda, mientras más nos esforcemos en este objetivo mejorará la sociedad. La seguiré en esta épica tarea que nos ilustra, pero como ya se vio, infortunadamente, no es posible lograr un íntegro consenso. Saludos.

    1. Hola, buenas tardes,
      muchas gracias por el comentario.
      Acaso el hecho de que no sea posible hallar consenso no sea infortunio; podría verse -desde un punto de vista más optimista- como algo positivo que mantiene el debate abierto y enriquece la materia,
      Saludos.
      Leonor

  2. Que maravilla señora Leonor,mil felicitaciones y mis agradecimientos,encontré de mucha ayuda su blog ante tantísimas dudas y vacíos que tengo al escribir.Soy Economista y pretendo escribir una novela y sus enseñanzas me han servido de gran ayuda.Muchas gracias.

  3. Leonor, Muchas gracias por su tiempo hacia nosotros, he entendido muy bien lo que es errata.

    Me encantaron sus respuestas a los lectores.

    Atentamente
    Bertha.

  4. Buenas tardes señora Zozaya:
    Abuso de su generosidad para hacerle unas preguntas muy importantes para mí. Me gustaría saber qué debo hacer con el acento en la palabra ” solo”. Me dijeron el año pasado que no era necesario, ahora me dicen que sí se puede acentuar.

    Otra pregunta es sobre el adjetivo posesivo “su” o “sus”. Si yo escribo: (por ejemplo) “la abuela encontró sus gafas cogió su libro y se puso a leer ”
    Me dijeron que no se debía escribir de esa forma, que lo correcto sería “la abuela encontró ” las” gafas cogió “el” libro y se puso a leer.

    Disculpe mis errores de expresión y mis errores ortográficos, estoy aprendiendo.
    Muchísimas gracias por su ayuda.

    1. Buenas, errores ningunos, no hay nada que disculpar porque no hay afrenta.

      Vayamos a las dudas. En relación con la palabra solo, resumiendo, la RAE convino en una de sus reformas que aconsejaba no acentuar el vocablo salvo en casos obligatorios, pero, dadas las quejas de parte de la sociedad hispanoparlante, la RAE recordó que había sido sólo una recomendación.

      Yo me inclino por seguir con el uso tradicional, acentuar la palabra sólo cuando equivale a solamente (a únicamente), y no acentuarlo cuando significa que se está sin compañía (atendiendo a la acepción que aquí nos atañe). En algunos casos es preciso marcar la diferencia para deshacer la ambigüedad; por ejemplo, si decimos “Pepe se tomó solo un café solo” sin acentos, no sabemos si Pepe únicamente se tomó un café, y no acompañó la bebida por ejemplo con un bollo, o si Pepe se tomó solo, estando sin ninguna compañía, un café. Yo recomiendo acentuarlo siempre que se pueda, pues no aprecio ninguna ninguna ventaja en desterrar el acento que marca diferencia. Creo que su ausencia sólo ayuda a crear confusión.

      Veamos ahora la segunda cuestión sobre el posesivo su (o sus) en la frase dada que te han dicho que es incorrecta, “la abuela encontró sus gafas, cogió su libro, y se puso a leer”. A mí me parece una frase correcta. Sobre todo, si miramos la frase de forma simple. Con tal vista sencilla, también es correcta la segunda (“la abuela encontró las gafas, cogió el libro, y se puso a leer”). La diferencia entre ambas puede ser de matiz, y dependiendo de lo que se quisiera indicar podría ser más acertada una u otra fórmula.

      Volvamos a la frase que te dijeron que es incorrecta, y que yo veo correcta (“la abuela encontró sus gafas, cogió su libro, y se puso a leer”). Ahí simplemente estás dando más énfasis en esa posesión, tanto de sus gafas como de su libro. Al decir su libro se recalca que es suyo, pues “el libro” puede ser propiedad de otra persona pero tenerlo ella. También, si la abuela coge su libro, podría parecer que la pobre señora no tiene ningún otro libro.

      Todo esto dicho de forma sencilla, porque si buscamos cinco patas a la silla hay muchas connotaciones en cada palabra con complementos, así como en el conjunto de las palabras que acompañan y forman a toda la frase, así que no por que alguien coja “su libro” hay que entender indefectiblemente que es de su propiedad, pues puede tratarse del libro que la abuela en cuestión ha tomado prestado de la biblioteca pública, pero lleva con ella en un momento dado, de viaje.

      Otro caso. Imaginemos cuando la abuela María (llamémosle así por ejemplo) está lejos del contexto donde están custodiados normalmente sus libros. Por ejemplo, si la abuela María viaja y se va de vacaciones con su libro (como tanta gente que se dedica a pasear y mostrar sus libros urbi et orbi…) y va a hospedarse a casa de otra abuela (la abuela Ana, pongamos) donde también hay biblioteca…, sería igualmente correcto decir “su libro” para referirse al libro de la abuela María (en casa de Ana).

      En fin, en cualquier caso, antes de que alguien ponga en duda una frase debería reflexionar más sobre sus posibles matices. Sobre todo, porque suele haber muchas formas de expresar una frase correctamente, dé unos u otros matices, y esto es lo más importante de tanto ejemplo dado. Gracias por plantear una pregunta tan simpática.Saludos.

      Leonor

      1. Señora Zozaya:

        Mil gracias por su respuesta, no sabe usted el favor que me ha hecho aclarándome estas dudas. Ahora lo entiendo mucho mejor.

        Un saludo.

        Mª Luisa

      2. Buenas tardes, Maria Luisa,

        Estoy pensando que lo que le dijeron sobre la idoneidad de la frase “la abuela encontró las gafas, cogió el libro y se puso a leer” sobre la sentencia similar pero con posesivos (“la abuela encontró sus gafas, cogió su libro y se puso a leer”) podría estar vinculada a intentar evitar las modas influidas por los anglicismos, así que yo también tendería a escoger la frase sin posesivos, si pudiese. Sin embargo, creo que la elección de la frase idónea dependería del contexto en que está escrita.
        Saludos,
        Leonor.

  5. Estimada señora Leonor: Mis agradecimientos por la buena labor que hace en su bloc. Buscaba información sobre estilo de textos y he encontrado sus consejos. Gracias por compartir su precioso tiempo y su sabiduría con todos nosotros, aunque algunas personas no merecen su respuesta, ya que he observado la forma tan estúpida de llamarle a usted la atención por una simple errata, cosa que le puede ocurrir a cualquiera.
    La animo en su buen hacer y también le aconsejo que no pierda su preciado tiempo con quien no lo merece.

    1. Muchísimas gracias,

      qué maravilla escuchar palabras tan agradecidas y tan cuerdas, porque es cierto que he respondido a ciertos mensajes que no lo merecían, y me han quitado ratos de esta vida, con lo corta que es y lo rápido que vuela. No puedo responder a todas las dudas que se me plantean, no abarco porque son demasiadas, pero he buscado tiempo para ciertos mensajes maleducados que en efecto no merecían que les dedicase ni un minuto.

      Ojo, quede claro que me encanta que alguien me avise de que tengo errores y erratas, pero es de sentido común decírmelo con respeto y educación, en vez de intentar sacarme los colores o ponerme en evidencia, sobre todo, porque esas personas que comentas ni saben de qué hablan, como han demostrado con aquellos mensajes.

      Muchas gracias una vez más.
      Abrazos.
      Leonor

  6. hola leonor en muchos casos, cuando tratamos de corregir algo o a alguien nos olvidamos de la epistemologia de la palabra y como dices tu es diferente una fe de errata que un error ortográfico, como dices es muy diferente escribir mal ortográficamente, que omitir una letra.

  7. Si me esta costando toda la educación de mi vida en escribir bien el español, en redactar esta lengua de una forma formal e informal coherentemente y con sentido, no me puedo imaginar el timepo para aprender a escribir bien el inglés de forma profesional :o

        1. Claro que hay que evitar tanto las muletillas como las coletillas, pues empobrecen la escritura. Lo malo es que quien tiene una muletilla muchas veces la repite inconscientemente. Para quien desconozca qué son ambas palabras, la Real Academia de la lengua define muletilla como “voz o frase que se repite mucho por hábito”. Del vocablo coletilla explica que es la “adición breve a lo escrito o hablado, por lo común con el fin de salvar alguna omisión o de reforzar compendiosamente lo que antes se ha dicho”.

  8. Soy docente de la Escuela Profesional de Ingeniería en Industrias Alimentarias de la Universidad Privada Antenor Orrego de Trujillo (Perú). Desde hace algunos años, desarrollo la asignatura de Redacción de Tesis. Muy sinceramente la felicito y le agradezco por el documento que ha presentado, en el que encuentro muchos consejos para mejorar mi labor, que mayormente se relacionan con investigaciones, de los estudiantes, sobre alimentos.

    Le reitero mi felicitación y agradecimiento.

    Fernando

      1. Tengo una duda. ¿No sería mejor que su frase de agradecimiento estuviera dividida en dos?

        Ejemplo:
        “Muchísimas gracias por los comentarios tan amables de agradecimiento, Fernando. Me alegra que sea útil esta página.”

        Muchas gracias por sus enseñanzas.

        1. Buenas,

          No hallo la frase anterior a la que aludes para ver si la que escribí se podría mejorar (posiblemente, claro).

          En cualquier caso, hay muchas formas correctas de expresar por escrito una misma idea.

          Por ejemplo, esa que propones sí es correcta (“Muchísimas gracias por los comentarios tan amables de agradecimiento, Fernando. Me alegra que sea útil esta página.”).

          Sin embargo, si la separamos con coma también es correcta (“Muchísimas gracias por los comentarios tan amables de agradecimiento, Fernando, me alegra que sea útil esta página.”) y también podríamos usar punto y coma (“Muchísimas gracias por los comentarios tan amables de agradecimiento, Fernando; me alegra que sea útil esta página.”)

          Saludos

          Leonor

  9. Eureka ! encontré una buena pagina, me gusta..
    Yo pienso que aquí en la Ciudad de México se habla como se escribe , sin sss ni mocho.Bueno de eso se trata la cultura. cierto?
    Tendré muy en cuenta lo señalado por usted Doctora.
    Saludos.

  10. Creo que la mejor manera de escribir bien es leer y leer, eso si pensando y analizando lo que leemos.

    Por favor necesitaría ejercicios que me ayuden también.

    1. Buenas,

      En efecto, leer es fundamental para escribir bien. El problema es que hay libros magníficos que tienen errores serios. Ahora estoy leyendo una edición antigua unos cuentos de Alan Poe y el traductor (por ahora me ahorraré el nombre), al verter la obra al español, incluye de forma sistemática y reiterada comillas cuando no procede, y en muchos casos separa el sujeto del predicado con coma. Así que leer también puede confundir, si mediante la lectura se pretenden aprender las normas correctas de redacción. En fin, que es conveniente conocer tanto la norma como la práctica para así adoptar un criterio sólido.

      Sobre los ejercicios: existen manuales de español con ejercicios. Hay muchos, pero yo mencionaré uno que tengo a mano. Aquí tengo una obrita breve, práctica, de lectura ágil, con ejemplos y ejercicios para comprobar si se ha aprendido lo expuesto. Es el Manual de errores lingüísticos de Marcos Andrés Bonvín Faura (Barcelona, Octaedro, 1996). Es muy recomendable. Por cierto, para quien preguntaba por las preposiciones, la última obra dedica diversas páginas al régimen preposicional en el apartado sobre los solecismos (pp. 39-46).

  11. Error de ortografía: “como exlicaré”

    Un poco irónico en una página que habla de la lengua, pero dicen que al mejor cazador se le va la liebre…

    1. Estimado Daniel,

      No creo que sea irónico. Es común.
      Redacto este blog con la buena voluntad de ayudar a quien necesite estas sugerencias. Escribo el blog en mis limitadísimos ratos libres. Por ello, no puedo contestar normalmente a la ingente cantidad de preguntas que se me plantean; ni tengo tiempo, lamentablemente, para responder a los bellos mensajes de gente maravillosamente agradecida que me anima a seguir publicando aquí.

      Mi citada falta de tiempo explica que haya errores en este blog, que los habrá, imagino; pero lo que usted señala no es un error.

      Lamento comunicarle que está confundido, la mención que recoge de mi blog, “como exlicaré” (sea donde quiera que esté, pues no tengo tiempo de hallarlo ahora), no es un error sino una errata. Un error es un concepto equivocado o juicio falso, mientras que una errata es un dislate, una equivocación material dada en un texto. Las erratas campan hasta en los mejores textos antiguos, de ahí la famosa “fe de erratas”.

      Gracias por leer el blog.

      Saludos cordiales.

      Leonor Zozaya

      1. ¡Infinitamente agradecido maestra por la información que nos brinda! Valoro mucho lo que usted está haciendo a través de este medio.

        Atentamente.
        Alex

  12. Guau!! que bonito escribes, me encantó, me siento inspirado para comenzar la redacción de mi texto de tesis.

  13. Refrescante; pienso que se debe insistir en escribir y hablar correctamente, que la costumbre o la creencia no sea madre de la ciencia.

  14. Estimada Leonor:
    Megusta su blog. En la sección 5. Redacción y estilo hay un pequeño error:
    auque en lugar de aunque (segundo párrafo, tercera línea).

    Saludos cordiales.

    1. Estimado Diego,
      Muchísimas gracias por apreciar el blog y por la revisión.
      Dado que es un blog de redacción y estilo, me veo obligada a comentar que “auque” (en vez de aunque) no era un error (lo que implicaría un juicio falso), sino una errata, es decir, una equivocación material dada en un escrito. Es como cuando cita “Megusta” en su correo: no es un error, es una errata.
      Y si digo que “no era un error” en pasado es porque ya lo he corregido, gracias a su sugerencia.
      Muchas gracias de nuevo y saludos cordiales.
      Leonor

  15. Buena tarde. Me parece que no es correcto escribir la siguiente expresión:

    Volver a repetir.

    Usted escribió “volver a repetirlo”.

    ¿Es correcto?

    1. Buenas,
      Entiendo que si queremos hacer énfasis en la reiteración de lo dicho, sí se puede redundar, que es lo que yo pretendía con la expresión “volver a repetirlo”. Además, conviene precisar la acción, pues si sólo decimos “volver”, puede ser muchas cosas (volver a empezar, a leer, a caminar, a repetir algo…), y si sólo decimos “repetirlo” puede ser repetirlo una vez más, en total, dos reiteraciones. Si decimos “volver a repetirlo” se reitera varias veces, lo cual tiene ciertas connotaciones: habla del tedio que puede producir repetir algo varias veces, insistentemente, lo cual es pesado, cansino, como estas redundancias.
      Por tanto, la respuesta es sí, pienso que es correcto decir “volver a repetirlo”.
      Saludos

      1. Errata: Equivocación material que aparece en un escrito.

        En su caso “Leonor Zozaya” usted cometió una errata en su texto como: “Exlicare” pero eso no justifica que deje de ser un error ortográfico.

        Creo que usted debería poner en practica lo siguiente:

        “Alterar su punto de vista a los hechos y no alterar los hechos a su punto de vista “.

        ¡Saludos!

        1. Hola, Antonio:

          No, una errata no es un error ortográfico. Me cuesta mucho esfuerzo tener que explicar a estas alturas conceptos tan simples a quien se intenta enfrentar conmigo en un debate así. Es un tanto triste. Redacto este blog por amor al arte, para quien lo necesite, en el poquísimo tiempo libre que ni tengo. Comentarios al que respondo ahora son en parte los que me han ido hacer perder la ilusión por regalar mi tiempo. Son muy pocos, por fortuna (y miles las alabanzas, que ni apruebo muchas veces por falta de tiempo y por modestia), pero creo que los mensajes no tendrían que ser redactados en ese tono, Antonio, cuando ni se sabe distinguir un error ortográfico de una errata. Una cosa es plantear una duda, y otra atacar. Estoy siendo muy comedida en mi comentario, como bien imaginas. Es el segundo ataque a “la errata perdida” (cuando la encuentre la cambio, ahora no puedo porque tengo mil cosas que hacer), tildándola de error ortográfico. Un error ortográfico es otra cosa. Me explico.

          Si he escrito “exlicaré” –en vez de “explicaré”– es una simple errata, una simple equivocación material, por eso falta la pe, de explicaré. Es obvio que al escribir en el teclado no presioné con suficiente fuerza en la tecla de la pe.

          Un error ortográfico es diferente. Escribir con alguna falta de ortografía la palabra “explicaré” sería por ejemplo escribir “esplicaré”, “hexplicaré” o “explikaré”, por no saber cómo se escribe correctamente. Es obvio que el verbo explicar lleva una pe entre la equis y la ele. No hace falta que salga humo por la cabeza para caer en la cuenta.

          A estudiar, Antonio, y buen provecho.

          Reitero para el resto de seguidores que leo todos los mensajes que me llegan, pero desafortunadamente ya no puedo responder a todos. Muchas gracias por la comprensión.

          Saludos.

          Leonor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *