Archivo de la etiqueta: Varia

Datos esenciales para un pie de foto: figura X, título…

La expresión pie de foto alude a la explicación breve que se sitúa bajo cada ilustración o figura en una publicación. Aunque sea el pie lo que le da nombre, también puede constar en otros lugares, como en la parte superior.

Dado que atribuir un pie de foto a cada figura suele generar numerosos problemas en los trabajos académicos, publico aquí unas pautas para orientar sobre cómo hacerlo en general, por si se carece de otra guía, aunque luego cada caso particular pueda variar o complicarse.

Es importante que las figuras estén mencionadas en el escrito, que tengan su correlación en el texto (es decir, no que se agrupen sin sentido ni explicación, “como para abultar”). Además, han de incluir unos datos esenciales, como son la denominación de figura para encabezar, la numeración currens, más el título descriptivo (si procede, con una alusión al tiempo y al espacio). Podrá sumar también la fuente y la autoría, ya sea la misma o diferente, salvo en los casos en que se sobreentiendan los dos últimos datos, como puede suceder cuando se escriba una monografía. Comienzo explicando paso a paso.

  1. Figura

Una fórmula usada actualmente en los medios académicos consiste en denominar figura a toda imagen, esquema, tabla, mapa o lo que sea que se adjunte diferente al mero texto. Además, la figura debe tener una numeración consecutiva o currens general, es decir: figura 1, figura 2, etc.

Recomiendo incluir la mención a la figura en cursivas y minúsculas (figura 1), porque es cómodo y sencillo de ver en el texto, pues llama la atención fácilmente. Aunque mi opción predilecta es decir figura 1 en minúscula, también se puede optar por otra solución: la primera se escribe completa, figura 1, y en adelante se abrevia la palabra, así: Fig. 2, Fig. 3. Sin embargo, esto es muy incómodo de leer, porque obliga a interrumpir la frase por la mayúscula y el punto de la abreviación. Aunque esto sería largo de explicar, acaso se entienda directamente comparando lo cómodo o incómodo que resulta leer los siguientes ejemplos:

“para ilustrar lo afirmado es preciso consultar la Fig. 3, que ofrece una innovadora visión”.

“para ilustrar lo afirmado es preciso consultar la figura 3, que ofrece una innovadora visión”.

La segunda frase de las minúsculas funciona mejor, se lee con más facilidad (hay estudios que avalan esta afirmación, no es sólo una sensación mía). Con ello, el texto ganará en calidad, y cuando comencéis a sumar unos y otros elementos que faciliten o compliquen la lectura, el resultado mejorará… o empeorará, casi sin saber por qué, por así decir, aunque sea correcto lo que molesta al leer. Siempre, en la escritura, también recomiendo estar pendiente de lo que –por así decir– no se ve.

Toda figura tendrá que estar mencionada en el texto. Por ejemplo: “según muestra el plano de las conquistas de Nueva España en el siglo XVI que consta en la figura 1, la estrategia utilizada por los ingenieros se basó en”. Es decir: no deberías incluir una figura 1 con ese título ni el texto ni en el anexo si no la has mencionado en el cuerpo del texto de tu trabajo (salvo que estés publicando algo y el criterio editorial sea diferente, claro).

Cada figura se podrá situar en uno u otro lugar, a continuación de ser citada en el texto o en el anexo final. Lógicamente, no irá en ambos lugares. Tampoco recomiendo incluir algunas en el texto y otras en el anexo, porque es necesario unificar criterios. Si se adopta un criterio, se ha de seguir de inicio a fin, ha de ser uniforme al igual que en otras cuestiones. El baile de criterios suele ser muy criticado, y fácil de detectar. Lo contrario, la unidad de criterio, realza el valor del trabajo coherente. Da la impresión de que se ha hecho atentamente y dedicándole el tiempo preciso.

La ventaja de situar las figuras acompañando al texto es que ilustran sin tener que molestar a quien lo lea, haciéndole pasar las páginas para buscar el anexo. Sin embargo, la desventaja es que puede dar verdaderos quebraderos de cabeza al intentar maquetarlo, porque constantemente se desmorone todo. Ante la duda, si no sabes qué hacer, recomiendo pasar las figuras al final, que no dará problemas de maquetación, y ante la necesidad siempre podrás cambiarlo si no te convence. Hacerlo a la inversa será más problemático, seguro. Atención, en cualquier caso, porque a veces no podemos escoger, y dependemos del criterio de la editorial; en tal caso, se hará como esta indique.

  1. Título de la figura

El título atribuido a la figura podrá ir en cursivas, como he dado ya en el ejemplo anterior, que aquí repito: “según muestra el mapa de América en los siglos XVII y XVII que consta en la figura 1, la estrategia utilizada por los ingenieros se basó en”. Sin embargo, también se puede prescindir de las cursivas del título, es decir: “según muestra el plano de las conquistas de Nueva España en el siglo XVI que consta en la figura 1, la estrategia utilizada por los ingenieros se basó en”. Lo que se decida, se hará unificando el criterio.

El título de la figura ha de ser nítido y breve, y ha de definir qué es ese elemento que se adjunta. Hay que atribuirle un título esencial para que quien te lea sepa qué es, que sea descriptivo e incluya, si procede, el espacio y tiempo en que se enmarca, por ejemplo:

  • Figura 1: Mapa de América en los siglos XVII y XVII. 
  • Figura 2: Mapa de la Península Ibérica en la Edad Media, con las principales ciudades aludidas en este estudio.
  • Figura 3: Árbol genealógico de Antonia Benítez, del año 1782.
  • Figura 4: Línea cronológica de los periodos más importantes que abarca este estudio.

Insisto en que, si se trata de un estudio de Historia, es importante que ofrezca algún dato espacial y temporal en el título, para dar un contexto mínimo, salvo que uno o los dos datos se sobreentiendan por el contexto en que se inserta la figura.

  1. Fuentes y autoría…, o autoría y fuentes (salvo si se sobreentiende)

Ahora faltan por citar tanto las fuentes utilizadas para elaborar esa figura como su autoría. Cuando no se sobreentienda esa información, hay que lograr que quede bien clara y que, si se busca, sea posible recuperar el dato de la autoría (esta es una la razón de ser de las citas bibliográficas), o de la fuente o de la autoría citadas, si coinciden.

En unos casos será diferente la fuente y la autoría. Por ejemplo, cuando la figura es de tu autoría, y te has basado en ciertas fuentes de un Archivo Histórico (AH),  deberás reconocer ambos datos, fuentes y autoría. Si te basas en fuentes bibliográficas, una forma de solucionarlo es la siguiente, aunque da el problema de ser demasiado extensa, pues habría que añadirla al resto de datos anteriores:

  • Autoría: elaboración propia a partir de la bibliografía citada en este estudio.
  • Autoría: elaboración propia a partir de Pérez (2017) y Benítez (2018).

Otro caso de autor y fuente diferente se da cuando usas fuentes primarias; ejemplo: 

  • Fuente: AH, Libros de Acuerdos del Cabildo, 1590-1780. Autoría: elaboración propia.

Incluso, en el último caso, no haría falta citar que la figura es de elaboración propia, pues la propia omisión lo indicaría: tú has hecho el estudio, y, por tanto, eres el autor o autora de todo lo que incluye. Así, habrá que tener en cuenta el contexto en que se difunde. Sin embargo, dado que por desgracia el plagio está a la orden del día, ante la duda más vale especificar, sobre todo si se trata de un trabajo de clase o de un Trabajo de Fin de Título (TFT). En otras ocasiones, cuando escribas un libro, te permitirás licencias, según detallo al final de este escrito, cuando menciono la necesidad de sacrificar información en los pies de figura.

En ciertos casos, la fuente y la autoría coinciden, por lo que con citar la fuente se incluye la autoría. Por ejemplo, cuando usas una figura de un libro ajeno, como un mapa del conocido Atlas histórico mundial de Georges Duby (Madrid, Debate, 1987). Estos casos son los más sencillos de usar. Entonces, sólo citas la fuente, y reutilizas su título, con alguna pequeña adaptación si es necesaria. Por ejemplo, según el estilo de citas que sigas:

  • Mapa de América en los siglos XVII y XVII (DUBY, 1987: 282).
  • Mapa de América en los siglos XVII y XVII, en G. Duby: Atlas…, p. 282.

El problema para adjuntar una figura de algún libro como el recién aludido es que deberías asegurarte de que puedes usar libremente esa fuente citándola. Ten en cuenta que puede haber problemas derivados de la explotación económica de los derechos de la obra, pues las editoriales viven de ello, y su supervivencia es esencial para el mundo de la cultura. En la contraportada de la citada obra, por ejemplo, se recuerda que “no está permitida la reproducción total o parcial de este libro […] ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio”.  Ante la duda, recomiendo utilizar figuras de libros ajenos escaneadas sólo en trabajos de curso, de circulación interna (por ejemplo, en tu universidad), pero no en publicaciones, en las que bastará con la mera alusión y su correspondiente cita bibliográfica.

Si la fuente que quieres citar procede de Internet, todo suele complicarse (con Internet hemos topado, amigo Sancho). Cuantiosas fuentes de internet atractivas suelen tener orígenes inescrutables y muy pocos datos que avalen que sea fiable, lo que hace sospechar de muchas de ellas (¿plagio? ¿uso ilegítimo?…). Si tu problema está en que ves que esa página de Internet realmente no cite adecuadamente la procedencia de lo que adjunta, te recomiendo que huyas de esa usarla, porque la fuente donde se alberga no parece académica. Solo en un caso extremo acudes a la figura de internet. En estos casos, cuando sospeches, tu intuición suele ser indicio de que esa fuente no es científica.

Ante la duda, si puedes escoger entre citar una imagen de un libro o una de internet, te recomiendo la del libro (¡sobre todo si tiene una autoría reputada!). En parte, porque si el libro usó métodos científicos eso infunde a tu trabajo academicismo, y, en parte, porque te será mucho más sencillo citarlo.

No obstante, imaginemos que has localizada una foto (u otro elemento) de un blog o de alguna página de Internet que necesitas usar. Recuerda citarla como quien cita cualquier otra fuente, como un libro o cualesquier otros textos académicos, como se citan las páginas de Internet: intentando encontrar todos los datos que aportas para los libros o artículos (y los que no pues los omites), y los sitúas en el mismo orden en que colocarías otra cita bibliográfica. Para evitar las omisiones de las páginas de internet, y para evitar que parezca que se te ha olvidado adjuntar datos, otra solución es que menciones cada dato que no encuentres para citar: sin autor, sin año… pero es farragoso y tira por los suelos el cientifismo de la propia fuente, que según lograrás entender ¡cae por su propio peso!

Si quieres citar una fuente de internet en el pie de la figura, además de citar de alguna manera los datos esenciales que hayas logrado hallar en el orden esencial de la bibliografía, incluye el enlace. Si es muy largo, acórtalo, como obligan prestigiosas editoriales como Tirant lo Blanch cuando el enlace sobrepasa la línea en que se inserta. Para acortarlo, simplemente lo incluyes en algún medio como bit.ly (registrándote previamente es gratis), y lo copias de nuevo. Aquí hay instrucciones, https://miracomosehace.com/usar-bitly-acortar-url-links-gratis/

Por cierto, sobre cómo incluir las citadas fuentes de internet, recomiendo huir de palabros como webgrafía por muchas razones que alargarían excesivamente este escrito. En resumen, diré que una web es una página, y una página tiene como citarse desde hace mucho tiempo: como el resto de páginas de un libro, artículo o texto similar, en la bibliografía. Recomiendo denominar al apartado Bibliografía, o, si hay fuentes de diversa índole, Bibliografía y fuentes. Ordenarás todo alfabéticamente, pero con las fuentes de internet eso se complica, claro, porque suelen incluir datos escasos y confusos.

Por último, cabe incluir la recomendación de acortar en la medida de lo posible los pies de foto, que han de ser breves, por lo que conviene sacrificar información. Por tanto, recomiendo leer y releer un título para ver cómo acortarlo. Por ejemplo, si se usa una fotografía, y es obvio que es una fotografía, se puede prescindir de la palabra fotografía y ver si funciona igual. En otro orden de cuestiones, si estás publicando un libro con una editorial prestigiosa y has elaborado tú las figuras, se sobreentiende la autoría, por lo que no es preciso indicarla puntualmente, y con ello se gana brevedad. Volviendo al ejemplo de tu hipotético libro, si para elaborarlo has usado infinidad de fuentes de archivo, el lugar para citarlas todas no es precisamente el pie de foto, y se sobreentiende que por algún motivo te resultó imposible detallarlas ahí. 

Para concluir, adjunto unos ejemplos de mi libro sobre escribanos, titulado De papeles, escribanías y archivos: escribanos del concejo de Madrid, 1557-1610 (Madrid, CSIC,2011; aquí consta un índice). En ellos se aprecia esta idea de abreviar datos, por un lado, para que sea comedido el tamaño del pie de foto (que por cierto se sitúa en la parte superior, según ilustra la imagen de cabecera), y, por otro lado, porque se sobreentienden muchos otros datos que se ofrecen en la propia obra:

  • Figura 1: Relación de escribanos del ayuntamiento madrileño (1557-1610).
  • Figura 2: Sucesión del ejercicio en las escribanías del ayuntamiento madrileño (1557-1610).
  • Figura 3: Relación de parentesco entre los escribanos de la escribanía antigua (1557-1610).
  • Figura 4: Relación de parentesco entre los escribanos de la escribanía acrecentada (1557-1610).
  • Figura 5: Demanda por parte del ayuntamiento  de escrituras de los escribanos del concejo para su archivo (1568 y 1571).
  • Figura 6: Solicitud de documentación de los escribanos por parte del concejo (1571).
  • Figura 7: Relación de escribanos del concejo (titulares y tenientes) y escribanos colaboradores que acudieron a abrir el archivo del concejo (1553-1581).

 

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media). Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

Temporalmente suspendidas las respuestas en este blog de redacción.

Estimada gente,

Dada la escasez de tiempo del que dispongo últimamente, y dada la inmensa cantidad de preguntas que se me formulan mediante esta página, me veo obligada a dejar de responder gratuitamente a las preguntas sobre redacción y estilo que se me formulan aquí; al menos, hasta nuevo aviso.

En esta decisión ha influido otro factor: no quiero que los profesionales dedicados a la corrección de estilo vean a ver en mí una competencia ilegítima (por ser gratuita). No deseo que los dedicados a este oficio tan loable se molesten, nada más lejos de mi intención.

Para tranquilidad de gran parte de los seguidores del blog, he de señalar que muchas de las dudas que se me plantean están respondidas en los apartados quinto y sexto de la página.

Saludos cordiales y muchas gracias por la comprensión.

Leonor Zozaya.

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media).
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

“Grandes pronombres de la Historia”, por Josemi Ibarretxe.

Los pronombres son esenciales, pues desempeñan numerosas utilidades en el lenguaje hablado y escrito. Algunas de sus funciones son tan sencillas como fundamentales, ya que sin ellos no podríamos expresarnos. Pero otras son más originales, como hacer un juego literario. Es el caso del texto titulado Grandes pronombres de la Historia  escrito por Josemi Ibarretxe (Bilbao, 1957), cuya breve biografía puede leerse en la nota al pie de página [1].  Ibarretxe ha tenido la amabilidad de permitirme publicar en este blog un texto que me ha parecido fabuloso, para que lo comparta con todos los lectores, cortesía que le agradezco enormemente. A continuación doy paso al texto para que puedan tener el placer de leerlo.

 

GRANDES PRONOMBRES DE LA HISTORIA

Josemi Ibarretxe 2013


Al principio era el Yo. Luego siguió siendo Yo, Yo, Yo, y nada más que Yo.

En la riqueza y en la pobreza, Yo.

En la salud y en la enfermedad, Yo.

En el alfa y en el omega, en el yin y el yang, también Yo.

Siempre Yo.

Parecía que aquel Yo podía durar indefinidamente. Sin embargo ocurrió algo extraño.

De pronto fui contratado por una gran empresa.

A partir de ese momento dejé de ser Yo, para ser Nosotros.

Ya no era Yo, éramos Nosotros.

La situación en cuanto al Yo había mejorado considerablemente.

Por lo menos ya no tenía que pensar por mí mismo.

Juicios, valoraciones, qué opinar sobre esto o lo otro, ¿estoy a favor?, ¿estoy en contra?

Etc.

Todo arreglado.

Mi Yo se había disuelto como un azucarillo entre Nosotros.

Lo dicen los mejores gurús del mundo. Para llegar a la esencia del Todo hay que deshacerse del Yo.

Lo malo era que no estaba muy seguro de que esa esencia tuviera Algo que ver con Nosotros.

No había más que echar un vistazo sobre Nosotros.

Lamentable festival del pensamiento único.

Además, muy pronto comprendí que el concepto Nosotros implicaba necesariamente la existencia de Vosotros.

Este nuevo elemento de la ecuación deslució un poco las maravillosas verdades universales que había atesorado durante mi estancia entre Nosotros.

Desde Nosotros, no acertaba a encontrar sentido a la existencia de Vosotros.

Sencillamente no encajaba ni con mi Yo, ni con Nosotros.

En cualquier caso, cuando todo parecía abocado a un desenlace dramático, Algo surgió que dio un vuelco radical al escenario.

Un nuevo factor acababa de repentizarse gravemente en la ecuación.

Eran Ellos.

Ahora las diferencias entre Nosotros y Vosotros parecían leche de grillo comparadas con el problema de Ellos.

Las grietas entre Nosotros y Vosotros se desvanecen ante Ellos.

Ya no hay un Nosotros y un Vosotros.

Ahora ya sólo estamos Nosotros y Ellos.

Esto es así.

Pese a todo, entre Nosotros y Ellos no fue difícil llegar a una especie de acuerdo de bases. Extrañamente, descubrimos que teníamos muchas cosas en común. Estábamos condenados a entendernos.

Lo que ya no resultó tan sencillo de asumir fue la inesperada irrupción de Aquellos.

Aquellos tenían esa soberbia de la juventud, que cree que lo sabe todo.

¿Iba a haber una gran masacre?

Gracias a Dios, no fue así.

De hecho, Aquellos se integraron entre Nosotros más rápido que Vosotros o Ellos.

Esta frenética deriva de pronombres personales y demostrativos casi me había hecho olvidar completamente el recuerdo de mi viejo Yo, al que ahora añoraba.

Era como aquel que viaja a otro país para aprender el idioma; no lo aprende, y encima olvida el propio.

Afortunadamente allí estaban los pronombres indefinidos.

Uno.

Uno. O sea, Alguno. En definitiva, Alguien.

Yo puedo ser simplemente Alguien, sin más.

¿Había llegado al final de la búsqueda?

¿Quién?

Yo no, desde luego.

Si Algo estaba claro era que ese Alguien en que me había convertido, no sólo no había llegado a ninguna parte, sino que muy al contrario estaba más perdido que nunca.

Aquí  sobrevino una apabullante sensación de desesperanza y abatimiento.

Alguien tiraba la toalla.

No tenía sentido seguir con aquella farsa enloquecida.

Se dejaría caer allí mismo a esperar la muerte.

Sin embargo, ya tumbado, Algo le molestaba en la espalda.

Buscó postura.

Una cosa es dejarse morir, y otra muy diferente dejarse morir incómodo y de mala manera. Además, al estar perfectamente sano, la cosa podría prolongarse mucho.

Cuando Alguien, muy irritado, se levantó para morir en otra parte, descubrió bajo él un perfecto Que lleno de aristas.

Era eso. Maldita sea.

Justo había ido a parar encima de un pronombre relativo. Una figura gramatical que con su escueta sencillez mostraba el camino de vuelta al hogar sin engaños ni dobleces.

Alguien, con un nudo en la garganta, se subió a un peñasco para otear el trecho recorrido intuyendo ya lo que iba a ver.

Efectivamente, allí estaban todos los humildes pronombres relativos, señalando el sendero como las migas de pan de Hansel y Gretel.

Lo curioso es que estaban dispuestos a través de territorios muy bien conocidos por todos. Nosotros, Vosotros, Ellos, Aquellos.

Allí se les podía ver hasta perderse en la lejanía…

El Cual…

Lo Cual…

Los Cuales…

Quien…

Quienes…

Cuyo…

Cuyos…

Y así hasta que, por fin, esta vez sí, llegamos a

Donde.

El lugar exacto.

Tantas vueltas para esto.

Allí estaba mi antiguo Yo de inicio, ahora casi completamente irreconocible.

La gran pregunta flotaba peligrosamente en el aire.

¿Quién había dejado el rastro de migas relativas?

De nuevo no fui Yo, ese pequeño personaje gesticulante del fondo del cuadro.

Tampoco fueron Ellos, ni Nosotros, ni Aquellos.

En aquel lugar inconcebible simplemente sólo quedaba sitio para otro gran pronombre.

Nadie.

 


[1] Licenciado en Bellas Artes por la Universidad del País Vasco. Pintor, escritor, dibujante, creativo publicitario. Autor de numerosos relatos y guionista de cortometrajes, series de ficción y documentales para diferentes cadenas de TV. Guionista y codirector, junto a su hermano Esteban Ibarretxe, de la serie televisiva “Las memorias de Karbo Vantas”, y los largometrajes “Sólo se muere dos veces”, “Sabotage!” y Un Mundo Casi perfecto. Guionista en la primera época de “Vaya Semanita”, para ETB.

_

 ¿Cómo citar este blog? / Quote this blog.  ISSN: 2444-8885

 

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media).
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

Redacción de textos.

Blog que ofrece pautas para redactar y presentar textos académicos. Tiene el objeto de ayudar a evitar fallos que abundan en los trabajos académicos universitarios.

Consta de recomendaciones formales para realizar trabajos breves, como por ejemplo comentarios de texto. También marca pautas para redactar un comentario bibliográfico a modo de reseña. Asimismo, ofrece sugerencias para presentar trabajos extensos. Del mismo modo, ofrece normas de cita bibliográfica (con los sistemas de Harvard y de notas al pie de página) y de otras fuentes. Ofrece direcciones en Internet de consulta gratuita donde se podrán consultar dudas (RAE, FUNDÉU, etcétera). Además de atender a la forma, atiende al fondo, pues ofrecer sugerencias de redacción y estilo. Todos estos apartados se complementan unos con otros, y se cierran con un colofón.

Principalmente, esta guía recomienda la sencillez en la presentación y en la expresión escrita para lograr un trabajo sólido, serio y honesto, que respete las leyes de propiedad intelectual.

Cuenta también con columnas que complementan información sobre docencia, educación y redacción de trabajos.

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media).
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

¡Gracias por visitar esta página!

Querida gente:

 Estoy gratamente sorprendida. En casi 20 días, esta página ha recibido cinco mil visitas, y sus suscriptores sobrepasan los quinientos [1]. Cuando se me ocurrió hacerla, nunca imaginé que fuese a tener tal acogida.

 He invertido muchas horas y aún más esfuerzo en ella. Pero mi iniciativa no tendría ningún sentido si nadie la utilizase. Sería tan triste como dar un concierto sin público, o como impartir una clase en un aula vacía, sin alumnos escuchando. Os agradezco sobre manera que la apreciéis, que aprovechéis sus contenidos, y que tenga tantísimos suscriptores. Gracias por todo, también por vuestros cálidos comentarios.

 Sin embargo, esta situación me hace reflexionar sobre algo que me agrada menos, y que en cierto punto me apena. La aceptación de esta página, ¿acaso significa que en algunas aulas se esté descuidando algo tan básico como la redacción y la presentación de textos? En el espacio virtual queda planteada la cuestión.

 Un abrazo, gracias de nuevo y hasta pronto.

Leonor Zozaya.


[1] Mi otra página sobre Paleografía tiene mayor número de visitas y de suscriptores, pero nació hace ya diez meses.

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media).
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

Propósito de esta página

Las pautas ofrecidas en esta página pretenden ayudar a evitar los fallos de los trabajos académicos que, según he apreciado impartiendo docencia, repiten los alumnos con mayor frecuencia. Las sugerencias de forma se basan en los propios conocimientos que he adquirido durante años. Las indicaciones de fondo se basan en la teoría de los manuales de redacción y estilo, así como en las recomendaciones de la Real Academia de la Lengua.

En resumen, estas pautas constan de recomendaciones formales para realizar trabajos breves, como por ejemplo comentarios de texto. También marca pautas para redactar un comentario bibliográfico a modo de reseña. Asimismo, ofrece sugerencias para presentar trabajos extensos y citar bibliografía. Para ello, muestra los sistemas de cita tradicionales, el estilo Harvard y el sistema de notas al pie de página (también denominado del Cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios). Además de atender a la forma, atiende al fondo, al ofrecer sugerencias de redacción y estilo, fundamentales para redactar cualquier trabajo. Todos estos apartados se complementan unos con otros, para evitar repeticiones, y se cierran con unas conclusiones. Principalmente, esta guía recomienda la sencillez en la presentación y en la expresión escrita para lograr un trabajo sólido y serio. Por último, además de la bibliografía, se ofrecen direcciones web de consulta gratuita en Internet donde se podrá consultar cualquier duda. También se ofrecen, en la columna de la derecha, enlaces útiles sobre educación, docencia y escritura.

He compilado estas recomendaciones para quienes puedan necesitarlas. Desgraciadamente, son numerosos los alumnos universitarios que las requieren, según he podido comprobar con estupor cada vez que recibo los trabajos que presentan incluso en el último curso de carrera. De ello se quejan los profesores, por un lado, pero por otro lado también protestan los alumnos de que no les han enseñado siquiera a citar bibliografía de forma correcta. Para ayudar a solucionarlo, aquí se presentan unas orientaciones generales para quienes pretendan remediarlo. Estas son las pautas que yo recomiendo, aunque habrá otras propuestas igual de válidas. Por supuesto, sobra decir que considerar un texto breve o extenso es un criterio subjetivo, y la aplicación de estas sugerencias queda siempre a la libre elección de su autor.

Espero que este escrito esto resulte de su utilidad.

Leonor Zozaya, en Madrid, a 7 de junio de 2012.

Aim of this page

This guide examines the errors committed most often by students in their writing assignments. The suggestions are based on my own teaching experience. The corrections are based on the theory contained in style and editing manuals and on the recommendations of the Royal Academy of Language (Real Academia de Lengua). My aim is to help the students avoid basic errors in form and substance in their writing.

In short, this guide is comprised of formal recommendations for carrying out short works or textual commentaries. It also presents guidelines for presenting biographical outlines. Furthermore, it offeres suggestions for presenting longer works and bibliographic citation. For citation, it demonstrates the traditional system, the Harvard system and the Cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios system. It focuses on both form and substance, offering suggestions on editing style, of fundamental importance for creating any work. All these sections are complementary and are closed with a conclusion. Mostly I recommend simplicity of presentation and expression in order to achieve a solid and serious work. Finally, as well as bibliography, I offer information on websites of free consultation.

I hope you found it usefull.

Leonor Zozaya, Madrid, 7th june 2012.

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media).
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr