Archivo de la etiqueta: Redacción y estilo

Morir no es desaparecer

 

A la memoria de Diego.

Desaparecer es un verbo que aparece con frecuencia en numerosos textos, pero sólo a veces –creo– es traído a colación correctamente. En muchos casos, lo leo porque algún afamado artista, generalmente de longeva edad, llega al término de su vida en una cama; es decir, muere acaso plácidamente, pero quien le evoca en la radio o le dedica un sentido obituario en vez de decir que ha finado… afirma que ha desaparecido.

Escribo estas líneas porque quería recordar qué significa desaparecer, palabra que se usa de forma imprecisa para indicar que una persona ha muerto, normalmente, sin que haya desaparecido; porque una persona, desgraciadamente, además de desaparecer, puede luego morir, o no, y a la inversa. Me explico, atendiendo a los significados material y figurado o usado ambiguamente de desaparecer que quiero traer a colación, en comparación con el vocablo morir.

Morir es “llegar al término de una vida”, lo cual, además de ser algo triste, es también un acto puntual que se da en un espacio localizado. Cuando a alguien se le acaba la vida fallece en algún sitio, lugar que a veces es la cama de su casa o del hospital bajo el atento ojo de un equipo médico. Entonces, ha finado, y, dado que su cuerpo no se evapora, creo impreciso definirlo diciendo que ha desaparecido.

La palabra desaparecer no tiene sinónimos de morir en el diccionario de la Rae. Hay algo que se le parece, pero sólo es similar, y me refiero a la fórmula del “dejar de existir”, como hace millones de años ocurrió cuando desaparecieron los dinosaurios, situación que cabría interpretar más bien en el sentido de extinguir.

Hablando coloquialmente, desaparecer, en sentido lato, es otra cosa diferente a lo antes aludido, y conlleva una acción temporal no finita, en un espacio impreciso. A veces tiene significados amables; por ejemplo, es eso que quieren hacernos creer los magos cuando esconden cosas. También es algo que se pretende en la infancia jugando al escondite; a ojos de quien busca, no hay nadie allí, pero todo el mundo aparece cuando se le encuentra.

Otro de los significados de la palabra desaparecer se relaciona con algo desagradable e involuntario para muchas personas, como sucede a veces cuando se desconoce el paradero de algo, pongamos las 38 toneladas escultóricas de Serra esfumadas misteriosamente del Museo Reina Sofía. Eso, además de acontecer con las cosas, también puede darse de forma dramática con las personas, que dicen en algunos países de América hispana cuando a alguien “lo han desaparecido”, y que en España acostumbramos a denominar rapto o secuestro, sobre todo cuando piden dinero o algo a cambio. Tal acto puede acontecer incluso con finados, en situaciones truculentas y más bien inusitadas si alguien secuestra un cadáver, que es lo que le sucedió al de Evita Perón. Hay situaciones desgarradoras que afectan a sociedades conjuntas, cuando en contextos de guerra se habla de los desaparecidos, situación que todo el mundo conoce. También, de forma esporádica puede desaparecer alguien porque se desorienta, como un anciano con alzeimer, y se pierde, como algún niño que se aleja del ojo atento de los padres.

Desgraciadamente, desaparecer también puede implicar una acción voluntaria, triste, trágica, dramática y conmovedora, que en ocasiones tiene una duración insufriblemente prolongada. Ese suceso infortunado se da porque –según me explicó una amiga cuando desapareció un ser querido– quien desaparece no quiere que lo encuentren, así que cuando lo encuentran suele ser demasiado tarde. Sí, así sucedió con nuestro ser querido, que primero desapareció, y luego –tras la búsqueda y espera agónica de alguna noticia–, cuando tras varios días lo encontraron, ya había fallecido, lamentablemente. De la misma forma, por desgracia, sucede con muchas personas anunciadas en asociaciones meritoriamente encomiables como sosdesaparecidos, aunque por suerte algunas historias acaban mejor que la que os he contado. ¿Ahora entendéis la diferencia entre desaparecer y morir?

En fin: sois libres de usar la palabra desaparecer como queráis, pero recordad que las palabras significan algo, y que usarlas en su sentido lato no resta un ápice de valor, de mérito, de dramatismo ni de importancia al hecho ni al escrito.

Además de todo lo dicho referente a los significados textuales del lenguaje, huelga decir que, por un lado, pese a que físicamente alguien desaparezca, o muera (o ambas cosas), por otro lado, en el terreno anímico y sentimental la persona fallecida estará en nuestro vivo recuerdo con tanta fuerza o más que si estuviese aún acompañándonos aquí y ahora. En ese sentido, bien podemos entender de una y mil formas que desaparecer no es morir, ni morir es desaparecer de nuestras vidas, en toda la amplitud que nos permita abarcar la reflexión sobre los sentidos semánticos del amor y el cariño hacia una persona tan apreciada como querida que, aunque sea en el recuerdo, siempre nos acompañará hasta el fin de nuestras vidas.

_

Sugerencia de cita de este artículo:

Leonor Zozaya-Montes: «Morir no es desaparecer», Redacción de textos, Las Palmas de Gran Canaria, 8/06/2020, documento en línea: https://redaccion.hypotheses.org/1492

 

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media). Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

¿Cómo citar información de la web social? La Universidad de La Laguna despeja dudas

Cada vez soy más consciente de lo importante que son las redes sociales para difundir información rápidamente, y lo sé gracias a pequeñas anécdotas diarias como la que me ha ocurrido hoy. Resulta que, gracias a Internet y a su magno espacio virtual, hace tiempo que conozco a un bibliotecario llamado Ariel Brito, con quien tracé ciberamistad en facebook, a quien sigo en twitter, y quien es un gran divulgador de datos siempre útiles. Pues bien, él acaba de mandarme un mensajito con una página donde se explica cómo citar fuentes procedentes de las redes sociales. Gracias a ese hecho eventual y casi anecdótico, es posible que tan sólo diez minutos después haya muchísima más gente que sepa la misma información que yo ahora mismo. ¿Cuál? Esta que a continuación difundo.

web.CITAS.LALAGUNA La página del servicio de bibliotecas de la Universidad de la Laguna ha publicado un cuadro, de esquemática nitidez y sencillez, que explica, de un solo golpe de vista, cómo citar oficialmente información procedente de las redes sociales según las normas APA y MLA. Abarca la información del post de un blog, de un correo electrónico, de twitter, de un vídeo de youtube e incluso de facebook. Esta información puede ser muy útil para alumnos que copian despiadadamente información que encuentran en la red, que acostumbran a reproducir textualmente excepto, desgraciadamente, la autoría de esa información. Les invito a consultar la página (pulsando aquí) y a poner en práctica las recomendaciones, incluyendo nuevas fuentes de información en trabajos científicos. Yo no practico ahora porque mi amigo me ha mandado un mensaje privado de facebook, que según entiendo, no está contemplado en la normativa, cuestión que no se comprende bien cuando sí que contempla la cita de un correo electrónico, de carácter privado. En cualquier caso, la página de la Laguna es utilísima y se agradece sobremanera su publicación.

 ___

Leonor Zozaya creative.commons

¿Cómo citar este blog? / Quote this blog

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media).
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

De latinajos y de cómo usarlos

¿Es correcto decir «Iñaki se entregó de motu propio»? ¿Está bien escribir «Juan Carlos llegó hecho un ecce homo»? Es difícil usar correctamente los latinismos. Quizás, porque los medios de comunicación abusan de ellos, generalmente de forma errónea, y así ayudan a difundir usos inapropiados. Desgraciadamente, todo lo malo se pega en el lenguaje con facilidad. Y a la gente, curiosamente, le gusta repetir palabrejas extrañas que parecen dar un aire distintivo al discurso, aunque desconozca realmente qué está diciendo. El Blog de Lengua de Alberto Bustos propone un ejercicio con algunos de los latinismos más comunes. Si dudas de alguno, cada frase está acompañada de unas explicaciones tan sencillas como sólidas y acertadas. Si te animas, pulsa aquí para acceder al blog y probar tus conocimientos… ¡A disfrutar aprendiendo!

 

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media).
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

Defensa del idioma, en la página de los Hernández

Desde hace un tiempo sigo una página muy interesante, donde Pablo Herrero compila información y trabajos, tanto editados como inéditos, de su bisabuelo, Luis Hernández Alfonso (1901–1979). Éste redactó un tratado titulado Defensa del Idioma que nunca llegó a ver la luz con forma de libro.  Pablo Hernández ha ido transcribiendo esa obra para ponerla a la libre disposición de los usuarios de Internet. Con una ironía y un dominio extraordinario del lenguaje, trata cuestiones tales como las voces en desuso, que analiza en orden alfabético. La parte segunda de la obra se centra en el uso de algunos vocablos y su admisión por la real Academia. Además, habla de  las partes de la oración, del prefijo a, de la hache muda y la aspirada. La tercera parte aborda los usos del gerundio, el uso incorrecto de los posesivos, o el uso de los pronombres le, la y loentre otras cuestiones. La obra puede ser consultada en el enlace del blog, pulsando aquí

Imagen del blog Defensa del Idioma

Imagen procedente del blog Defensa del Idioma

 

 

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media).
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

Educación e inglés: una página web con sugerencias de redacción y estilo

Cada día resulta más necesario tener conocimientos de inglés para trabajar en España. Es común que se requiera un nivel aceptable para desempeñar numerosos oficios en este país, y parecería incompleto un curriculum vitae académico con la casilla vacía en el apartado dedicado a dicho idioma. En algunos terrenos es comprensible su solicitud, pero en otros lares acaso resulte exagerado.

El imperialismo del inglés se ha impuesto de tal forma que numerosas asignaturas se imparten en esa lengua, en colegios públicos y universidades, pese a que los alumnos no entiendan los contenidos de la materia siquiera en el habla materna. Eso me parece exagerado, como me lo parece que el baremo para ponderar las solicitudes de ciertos contratos de investigación nacionales puntúen más si se traducen a la lengua de Shakespeare. Me parezca mejor o peor, tengo que aguantarme, «es lo que hay», que dicen los paisanos. Visto el panorama, es práctico buscar herramientas para enfrentarse a estas situaciones.

Por ello he considerado útil reseñar una página de redacción y estilo magnífica que he hallado navegando por los lares virtuales anglohablantes. Se titula Writing Techniques and Styles, y su autora es la doctora Nellie Deutsch. Cuenta con diversas sugerencias para andar los pasos requeridos en cualquier redacción; desde cómo enfrentarse a la página en blanco, hasta cómo investigar. Además, ofrece recursos prácticos, por ejemplo, asistentes en línea, normas APA, o una guía de gramática. Puede acceder pulsando aquí o en el siguiente enlace: http://www.nelliemuller.com/writing_techniques_and%20styles.htm

NOTA POSTERIOR (del 02/XII/2012): el último enlace está roto,  así quedará como testimonio para dar sentido a la nueva entradilla de José Ignacio Aguiar, titulada «Restaurar enlaces rotos con WayBackMachine, por J. I. Aguiar«, donde remite a este enlace para consultar la citada web.

 ___

Leonor Zozaya creative.commons

¿Cómo citar este blog? / Quote this blog

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media).
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

Ignacio Bosque (UCM, RAE) justifica por qué está en contra del lenguaje sexista

Ignacio Bosque (RAE, UCM), autor de obras tan interesantes y originales como el prestigioso diccionario REDES (2004), ha sido entrevistado por M. Casado. El académico opina que las nuevas tecnologías digitales  han afectado positivamente al lenguaje, y cree que el uso de abreviaturas en los móviles no es tan catastrófico como piensan sus colegas. También explica cómo combatir el uso de expresiones erróneas: leyendo. La entrevista consta en la página de Academia Editorial del Hispanismo, pulsando aquí.

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media).
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

Lengua, fútbol y pronunciación: a propósito de la Eurocopa 2012

La Fundéu BBVA y SeproTec Multilingual Solutions han creado una página de divulgación para fomentar la pronunciación correcta de los nombres de los jugadores, árbitros, miembros del cuerpo técnico, así como de otros términos relacionados con la Eurocopa 2012. Se titula Guía útil de pronunciación para periodistas de la Eurocopa 2012, a la que se puede acceder pulsando aquí.

Además, la FUNDÉU ha publicado dieciséis consejos para hablar apropiadamente de fútbol (como recoge la página Estandarte). Éstos sugieren, entre otras cuestiones, que se debe decir  los onces iniciales en vez de los once iniciales, o penaltis en lugar de penalties.

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media).
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr

Novedades de la Ortografía española publicadas en 2010

Las novedades en la Ortografía española publicadas en 2010 por la Asale y la Real Academia de la Lengua fueron bastante polémicas. Entre otras cosas, proponían cambiar los nombres de ciertas letras (i griega por ye), así como suprimir algunas otras del abecedario (e. g.: ll, ch). También sugerían suprimir tildes, como la que llevaba la o entre números. A la par, proponían añadir algún acento gráfico, por ejemplo, en la letra y griega de nombres de escritura arcaizante con valor vocálico, si correspondía con las normas generales (e.g.: Ýñigo). La academia se defendió argumentando que eran tan sólo sugerencias, acordes con el uso del lenguaje en los nuevos tiempos. A mi, por varias razones, no me convencen.

Pulsando aquí se pueden consultar las sugerencias  que la FUNDÉU considera más importantes. También sugiero leer un artículo de carácter crítico que fue publicado por aquel entonces, titulado «Al hilo de la reforma inminente», en la página Defensa del idioma de Pablo Herrero.

 ___

Leonor Zozaya creative.commons

¿Cómo citar este blog? / Quote this blog

Leonor Zozaya-Montes

Historiadora. Profesora de paleografía y materias afines a la escritura antigua, e investigadora, principalmente dedicada a la Edad Moderna (y menos a la Edad Media).
Autora de páginas sobre paleografía, redacción, lutería, música popular de tradición oral, inventos de música, vodeviles, etc. También desarrolla facetas vinculadas a la música y las artes plásticas.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInGoogle PlusFlickr